miércoles, 16 de mayo de 2018

Reputación

La opinión o la consideración en que se tiene a alguien es lo que se convierte en la buena o mala reputación de esa persona. 

En nuestra sociedad y en nuestros días la reputación de una persona todavía pesa mucho a la hora de formarnos un concepto de alguien antes de conocerlo o de tratarlo. En política estos términos todavía pesan más en el criterio que nos formamos de los líderes o de las propias siglas de una formación.

Los reiterados y frecuentes casos de corrupción aparecidos en muchos partidos han contribuido a colocar a la corrupción y a los políticos como causas de gran preocupación para los españoles. Vengan de donde vengan me asquean, pero cuando se atribuyen a personas de mi partido la rabia es más profunda.

La política no es ajena al problema, ya que a esta situación ha contribuido que algunas formaciones han visto cómo por la vía del desprestigio del rival se pueden conseguir muchas más ventajas que por el propio logro o la demostración de los valores y éxitos de los suyos, sobre todo cuando estos últimos son escasos.

Esto explicaría el ataque indiscriminado que tiene como objetivo al Partido Popular. De poco parece servir que haya sido el gobierno de Mariano Rajoy el que haya endurecido la legislación contra los corruptos y haya aprobado y puesto en marcha más medidas y medios en esta lucha que ya están dando sus frutos.

Sin duda alguna ciertos partidos y los medios que les siguen sistemáticamente han conseguido su objetivo cuestionando la honradez y reputación de quienes pertenecemos al Partido Popular, llegando al punto de asociar estas siglas con la corrupción. Cuando no se tienen buenos argumentos ni resulta fácil criticar la gestión, lo que ponen en práctica es la táctica de impedir tu derecho a ser escuchado al cuestionar tu reputación, lo que trae consigo la inhabilitación moral para defender tu acción de gobierno y tu persona. Y encima les funciona.

El partido Popular ha demostrado su capacidad de gobierno al afrontar distintas crisis y dar respuestas adecuadas frente a una izquierda especializada en crear o agravar los problemas. Pero también es cierto que no está rentabilizando políticamente este buen hacer probablemente por esa etiqueta que ya compran muchos, la de la mala reputación.

Sin querer caer en el ytumasismo, no puedo evitar mencionar lo llamativo que me resulta que los que están llevando a cabo esta estrategia tienen en sus formaciones muchos y más graves casos de corrupción. Se habló mucho del máster de Cifuentes y muy poco de las becas que otros cobraban sin aparecer por la universidad o de la falsificaciones en currículos de mucho políticos de otras formaciones, por no citar la estafa millonaria de los ERE de Andalucía o el reciente escándalo que afecta a la financiación del PSOE valenciano. El rasero moral no es el mismo para todos los partidos políticos.

Mariano Rajoy dedica sus esfuerzos a España y no a reprochar con estos argumentos a sus adversarios. Quizá peca de un exceso de elegancia entendiendo que debe jugar con las cartas que por ahora les da manos ganadoras a sus rivales.

Personalmente preferiría que sean cada día más los que aprendan a distinguir el grano de la paja, la merecida de la injusta reputación.

Reputación


A opinión ou a consideración en que se ten a alguén é o que se converte na boa ou mala reputación desa persoa. 

Na nosa sociedade e nos nosos días a reputación dunha persoa aínda pesa moito á hora de formarnos un concepto de alguén antes de coñecelo ou de tratalo. En política estes termos aínda pesan máis no criterio que nos formamos dos líderes ou das propias siglas dunha formación.

Os reiterados e frecuentes casos de corrupción aparecidos en moitos partidos contribuíron a colocar á corrupción e aos políticos como causas de gran preocupación para os españois. Veñan de onde veñan me dan noxo, pero cando se atribúen a persoas do meu partido a rabia é máis profunda.

A política non é allea ao problema, xa que a esta situación contribuíu que algunhas formacións viron como pola vía do desprestixio do rival pódense conseguir moitas máis vantaxes que polo propio logro ou a demostración dos valores e éxitos dos seus, sobre todo cando estes últimos son escasos.

Isto explicaría o ataque indiscriminado que ten como obxectivo ao Partido Popular. De pouco parece servir que fose o goberno de Mariano Rajoy o que endurecese a lexislación contra os corruptos e aprobe e poña en marcha máis medidas e medios nesta loita que xa están a dar os seus froitos.

Sen ningunha dúbida certos partidos e os medios que lles seguen sistematicamente conseguiron o seu obxectivo cuestionando a honradez e reputación de quen pertenzo ao Partido Popular, chegando ao momento de asociar estas siglas coa corrupción. Cando non se teñen bos argumentos nin resulta fácil criticar a xestión, o que poñen en práctica é a táctica de impedir o teu dereito para ser escoitado ao cuestionar a túa reputación, o que trae consigo a inhabilitación moral para defender a túa acción de goberno e a túa persoa. E encima funciónalles.

O partido Popular ha demostrado a súa capacidade de goberno ao afrontar distintas crises e dar respostas adecuadas fronte a unha esquerda especializada en crear ou agravar os problemas. Pero tamén é certo que non está a rendibilizar politicamente este bo facer probablemente por esa etiqueta que xa compran moitos, a da mala reputación.

Sen querer caer no ytumasismo, non podo evitar mencionar o rechamante que me resulta que os que están a levar a cabo esta estratexia teñen nas súas formacións moitos e máis graves casos de corrupción. Falouse moito do máster de Cifuentes e moi pouco das bolsas que outros cobraban sen aparecer pola universidade ou da falsificacións en currículos de moito políticos doutras formacións, por non citar a estafa millonaria dos ERE de Andalucía ou o recente escándalo que afecta ao financiamento do PSOE valenciano. A rapadoira moral non é o mesmo para todos os partidos políticos.

Mariano Rajoy dedica os seus esforzos a España e non a reprochar con estes argumentos aos seus adversarios. Posiblemente peca dun exceso de elegancia entendendo que debe xogar coas cartas que por agora lles dá mans gañadoras aos seus rivais.

Persoalmente preferiría que sexan cada día máis os que aprendan a distinguir o gran da palla, a merecida da inxusta reputación.
Se ha producido un error en este gadget.