miércoles, 18 de octubre de 2017

Dolor por mi tierra

Cuando escribo estas líneas en Galicia se lucha por apagar el último y más grave ataque incendiario sufrido en los últimos años, con cuatro victimas mortales y cuantiosos daños en sus bosques y espacios naturales. Galicia está de luto y los gallegos muy doloridos.

Muchos gallegos no olvidarán la angustia vivida la noche del pasado domingo, bien porque tenían las llamas muy cerca de sus viviendas o porque temían por la suerte de familiares y amigos. 

El presidente de la Xunta ha hablado claro, “Galicia no arde sola. A Galicia la queman”. Pronunciaba esta palabras este lunes tras convocar un Consejo extraordinario y urgente y valorando lo que se estaba viviendo en las últimas horas. 

Es cierto que errores humanos y descuidos han provocado más de un incendio, especialmente en épocas en las que la climatología adversa colabora con la propagación de las llamas. Pero no lo es menos que en la mayoría de las ocasiones en las que se inicia un fuego en el monte, la mano intencionada de alguien siempre está detrás, y este pasado domingo no hubo casualidades, tantas casualidades, ese día ha existido una clarísima intencionalidad de provocar el mayor daño posible, no solo al monte sino en aldeas, pueblos y ciudades. 

Lo cierto es que estos terroristas incendiarios han conseguido hacer mucho daño. Lo han causado en nuestro patrimonio natural y lo que es más grave, han causado pérdidas de vidas humanas. Siempre actúan con nocturnidad y alevosía, aprovechando las horas de la caída del sol para que los medios aéreos no puedan actuar, este domingo se provocaron decenas de incendios en esas horas. No pierden la ocasión de causar estos graves daños siempre que la climatología extrema está de su parte. Y este fin de semana ha habido premeditación y conocimiento de cómo, cuándo y dónde causar el mayor daño posible.

Pero además de estos daños, de por sí muy graves, también existe otro tipo de intencionalidad, la de personas ruines que utilizan cualquier tipo de desgracia para inmediatamente sacar provecho. Es deplorable ver y constatar como algunos partidos políticos como En Marea en sus páginas web o a través de las redes sociales, en plena lucha de la población y de los equipos anti-incendios por detener el avance de las llamas, se dedicaron a actualizar el listado de manifestaciones que convocaban para este pasado lunes. Otros aprovechaban para por medio de mensajes falsos crear mayor alarma en la población, contribuyendo así a agrandar y la confusión y desesperación lo que en modo alguno ayuda a resolver estas situaciones.

En definitiva, Galicia ha sufrido un nuevo ataque de los terroristas incendiarios a los que estoy seguro se perseguirán y detendrán, para después de ser juzgados verlos cumplir por estos crueles actos de enorme cobardía.

Mi enorme reconocimiento y gratitud a todos los que trabajan como héroes anónimos en la defensa de nuestros montes y de nuestras vidas. Ellos, como nosotros los gallegos, compartimos la indignación y el dolor por Galicia, mi tierra. 

Dor pola miña terra.

Cando escribo estas liñas en Galicia lóitase por apagar o último e máis grave ataque incendiario sufrido nos últimos anos, con catro vítimas mortais e cuantiosos danos nos seus bosques e espazos naturais. Galicia está de loito e os galegos moi doentes.

Moitos galegos non esquecerán a angustia vivida a noite do pasado domingo, ben porque tiñan as chamas moi preto das súas vivendas ou porque temían pola sorte de familiares e amigos. 

O presidente da Xunta falou claro, “Galicia non arde soa. A Galicia quéimana”. Pronunciaba esta palabras este luns tras convocar un Consello extraordinario e urxente e valorando o que se estaba vivindo nas últimas horas. 

É certo que erros humanos e descoidos provocaron máis dun incendio, especialmente en épocas nas que a climatoloxía adversa colabora coa propagación das chamas. Pero non o é menos que na maioría das ocasións nas que se inicia un lume no monte, a man intencionada de alguén sempre está detrás, e este pasado domingo non houbo casualidades, tantas casualidades, ese día existiu unha clarísima intencionalidade de provocar o maior dano posible, non só ao monte senón en aldeas, pobos e cidades. 

O certo é que estes terroristas incendiarios han conseguido facer moito dano. Causárono no noso patrimonio natural e o que é máis grave, causaron perdas de vidas humanas. Sempre actúan con nocturnidade e aleivosía, aproveitando as horas da caída do sol para que os medios aéreos non poidan actuar, este domingo provocáronse decenas de incendios nesas horas. Non perden a ocasión de causar estes graves danos sempre que a climatoloxía extrema está do seu parte. E este fin de semana houbo premeditación e coñecemento de como, cando e onde causar o maior dano posible.

Pero ademais destes danos, de seu moi graves, tamén existe outro tipo de intencionalidade, a de persoas ruíns que utilizan calquera tipo de desgraza para inmediatamente sacar proveito. É deplorable ver e constatar como algúns partidos políticos como En Marea nas súas páxinas web ou a través das redes sociais, en plena loita da poboación e dos equipos anti-incendios por deter o avance das chamas, dedicáronse a actualizar a listaxe de manifestacións que convocaban para este pasado luns. Outros aproveitaban para por medio de mensaxes falsas crear maior alarma na poboación, contribuíndo así a agrandar e a confusión e desesperación o que de ningún xeito axuda a resolver estas situacións.

En definitiva, Galicia sufriu un novo ataque dos terroristas incendiarios aos que estou seguro perseguiranse e deterán, para despois de ser xulgados velos cumprir por estes crueis actos de enorme covardía.

O meu enorme recoñecemento e gratitude a todos os que traballan como heroes anónimos na defensa dos nosos montes e das nosas vidas. Eles, como nós os galegos, compartimos a indignación e a dor por Galicia, a miña terra.
Se ha producido un error en este gadget.