miércoles, 10 de enero de 2018

Hiperregalados

Unas navidades ya para el recuerdo de cada uno. Se terminaron estas entrañables fiestas familiares que incluyen eventos religiosos, gastronómicos y festivos, y que cierran los Reyes Magos con sus cabalgatas de ilusión y los regalos en los hogares al pie de los zapatos de pequeños y grandes. De esto último les quiero escribir, de los regalos.

Que el consumo se está reactivando después de duros años de caída por la crisis económica no es una opinión, es un hecho irrefutable a la vista de todos. Vuelven las colas en las cajas de las tiendas y las calles se llenan de paseantes portando bolsas y paquetes. No quiero entrar aquí ahora a valorar los aspectos positivos y negativos de ello. Quisiera centrarme en los efectos del incremento de regalos que parecen recibir cada año los más pequeños, lo que ya ha llevado a expertos a hablar del síndrome de los niños hiperregalados.

Desde hace un tiempo y en muchos hogares algunos niños tienen que abrir tantos paquetes en la mañana de Reyes que en poco tiempo dejan de valorarlos y les producen insatisfacción. Pasar de demostrar nuestro cariño regalando a realizarlo en exceso puede perjudicar su desarrollo.

Los estudios demuestran que acostumbrar a los niños a recibir grandes cantidades de regalos los hace más vulnerables a la hora de tener que hacer frente a situaciones de frustración, de las muchas que deberán soportar a lo largo de sus vidas. El año que reciban regalos en menor cuantía de lo que estén acostumbrados, y muchos los cuentan como hacía el primo de Harry Potter, se entristecerán o se enfadarán.

Son estos mismos expertos los que nos dicen que dar a un niño todo lo que pide es avocarlos a que como adultos desarrollen más fácilmente adicciones y tengan mayores dificultades para controlar sus impulsos. Al fin y al cabo lo que estamos haciendo es acostumbrarlos a obtener las cosas fácilmente y no valorar que todo requiere un esfuerzo en la vida, de ahí muchas de esas frustraciones futuras.

A ello no solo está contribuyendo la sociedad de consumo, y no precisamente de consumo responsable, también el hecho de que cada vez hay más hijos únicos en la familia, o mayor número de divorcios o separaciones con hijos de por medio.

Me ha llamado la atención, como ejemplo de lo que los niños pueden llegar a sentir, el caso que relata un psicólogo que nos cuenta como en su consulta un niño respondía a la pregunta de qué quería que le trajeran los Reyes, diciendo que les pedía que sus padres se separaran para que en una casa le trajeran la Play Station y en la otra la Wii como a un compañero de su cole con sus padres separados. Sin comentarios.

Otras de las consecuencias negativas de recibir en exceso está demostrado que tiene que ver con que acabarán por darle mucha más importancia a las cosas materiales que al resto de los valores, y que medirán su felicidad en función de lo que posean.

Somos los adultos los que tenemos la responsabilidad de corregirlo. Enseñándoles desde niños a que valoren los regalos que reciben, a ser agradecidos y a ver en la Navidad más valores y menos materialismo y consumismo.

Hiperagasallados

Un nadal xa para o recordo de cada un. Termináronse estas entrañables festas familiares que inclúen eventos relixiosos, gastronómicos e festivos, e que pechan os Reis Meigos coas súas cabalgatas de ilusión e os agasallos nos fogares ao pé dos zapatos de pequenos e grandes. Disto último quérolles escribir, dos agasallos.

Que o consumo se está reactivando despois de duros anos de caída pola crise económica non é unha opinión, é un feito irrefutable á vista de todos. Volven as colas nas caixas das tendas e as rúas énchense de paseantes portando bolsas e paquetes. Non quero entrar aquí agora a valorar os aspectos positivos e negativos diso. Quixese centrarme nos efectos do incremento de agasallos que parecen recibir cada ano os máis pequenos, o que xa levou a expertos a falar da síndrome dos nenos hiperagasallados.

Desde hai un tempo e en moitos fogares algúns nenos teñen que abrir tantos paquetes na mañá de Reis que en pouco tempo deixan de valoralos e prodúcenlles insatisfacción. Pasar de demostrar o noso agarimo regalando a realizalo en exceso pode prexudicar o seu desenvolvemento.

Os estudos demostran que afacer aos nenos para recibir grandes cantidades de agasallos faios máis vulnerables á hora de ter que facer fronte a situacións de frustración, das moitas que deberán soportar ao longo das súas vidas. O ano que reciban agasallos en menor contía do que estean afeitos, e moitos os contan como facía o primo de Harry Potter, se entristecerán ou se enfadarán.

Son estes mesmos expertos os que nos din que dar a un neno todo o que pide é predispoñelos a que como adultos desenvolvan máis facilmente adiccións e teñan maiores dificultades para controlar os seus impulsos. Á fin e ao cabo o que estamos a facer é afacelos a obter as cousas facilmente e non valorar que todo require un esforzo na vida, de aí moitas desas frustracións futuras.

A iso non só está a contribuír a sociedade de consumo, e non precisamente de consumo responsable, tamén o feito de que cada vez hai máis fillos únicos na familia, ou maior número de divorcios ou separacións con fillos polo medio.

Chamoume a atención, como exemplo do que os nenos poden chegar a sentir, o caso que relata un psicólogo que nos conta como na súa consulta un neno respondía á pregunta de que quería que lle trouxesen os Reis, dicindo que lles pedía que os seus pais separásense para que nunha casa trouxésenlle a Play Station e na outra a Wii como a un compañeiro do seu cole cos seus pais separados. Sen comentarios.

Outras das consecuencias negativas de recibir en exceso está demostrado que ten que ver con que acabarán por darlle moita máis importancia ás cousas materiais que ao resto dos valores, e que medirán a súa felicidade en función do que posúan.

Somos os adultos os que temos a responsabilidade de corrixilo. Ensinándolles desde nenos a que valoren os agasallos que reciben, a ser agradecidos e a ver no Nadal máis valores e menos materialismo e consumismo.
Se ha producido un error en este gadget.