miércoles, 7 de febrero de 2018

Pactar

Según el diccionario de la RAE pactar es acordar algo entre dos o más personas o entidades obligándose mutuamente a su observación.

Dando por sentado que todos entendemos esta definición, quiero llamar la atención sobre los aspectos más importantes que contiene, véase “acordar”, “algo” y “entre dos o más”.

En el mundo a día de hoy hay muchos “algos” que requerirían urgentemente un esfuerzo negociador, una sentada importante entre “dos o más” grandes protagonistas responsables para alcanzar acuerdos, aunque por desgracia en muchos de estos asuntos siempre hay uno o más de uno que no quieren ni intentarlo.

Me pregunto con frecuencia cómo llegaron a ser cotidianas, y por ello cada día también menos impactantes en la sensibilidad de los que nos denominamos humanos, las imágenes de miles de personas ahogadas en las aguas del mediterráneo intentando alcanzar Europa, las noticias sobre explotación infantil en pleno siglo XXI, las esclavas sexuales, los niños soldado, los más de 300.000 menores afectados por guerras y conflictos, o la terrible noticia que hemos conocido esta semana relatando las ventas de niños secuestrados entre tribus rivales de Sudán de Sur para cambiarlos por ganado. Estos y tantos otros 

Si a España nos ceñimos, tampoco existe explicación para justificar por qué no se producen acuerdos, pactos al más alto nivel para intentar dar soluciones duraderas a demandas sociales como un sistema sostenible de pensiones o un sistema educativo de calidad integrador e inclusivo. Por qué algunos no quieren ser parte de las mesas de negociación donde se redacten los acuerdos que den estabilidad y seguridad jurídica a los grandes proyectos de nuestra nación.

Y si de Lugo hablásemos, cuán necesario sería un acuerdo entre todos los responsables institucionales y políticos para evitar la sangría de la despoblación de nuestro medio rural, para que nuestra capital se consolidase como una ciudad con un proyecto ambicioso que la despertase de sus largos años de inacción y sin rumbo.

Lo realmente paradójico y preocupante es ver que donde estos días se habla de pactar es en Cataluña, pero se habla por parte de los responsables de los partidos nacionalistas para hablar sobre la forma de elegir a un presidente “simbólico”. Esas son sus prioridades y sus verdaderas preocupaciones. Para esto sí que hay voluntad de acordar.

Si algo precisamos es de buenos negociadores, aquellos que se sientan ante una mesa con actitud humilde, con gran capacidad de trabajo sin importar lo largas que resulten esas jornadas y con visión de alcanzar acuerdos con amplitud y alcance, sin quedarse en las pequeñas victorias personales. Pero por ahora parece claro que estos pactos no serán fáciles, porque dos no pueden sentarse a negociar si uno de esos dos no quiere. Y a la vista está que muchos no quieren. 

Predominan las actitudes contrarias, la de poner palos en las ruedas de aquellos que llevan la iniciativa, la cultura del derribo frente a la de arrimar el hombro en beneficio de la colectividad. Pactar, un verbo fácil de conjugar, difícil de practicar.

Pactar

Segundo o dicionario da RAE pactar é acordar algo entre dúas ou máis persoas ou entidades obrigándose mutuamente á súa observación.

Dando por certo que todos entendemos esta definición, quero chamar a atención sobre os aspectos máis importantes que contén, véxase “acordar”, “algo” e “entre dous ou máis”.

No mundo a día de hoxe hai moitos “algos” que requirirían urxentemente un esforzo negociador, unha sentada importante entre “dúas ou máis” grandes protagonistas responsables para alcanzar acordos, aínda que por desgraza en moitos destes asuntos sempre hai un ou máis dun que non queren nin tentalo.

Pregúntome con frecuencia como chegaron a ser cotiás, e por iso cada día tamén menos impactantes na sensibilidade dos que nos denominamos humanos, as imaxes de miles de persoas afogadas nas augas do mediterráneo tentando alcanzar Europa, as noticias sobre explotación infantil en pleno século XXI, as escravas sexuais, o nenos soldado, os máis de 300.000 menores afectados por guerras e conflitos, ou a terrible noticia que coñecemos esta semana relatando as vendas de nenos secuestrados entre tribos rivais de Sudán de Sur para cambialos por gando. Estes e tantos outros 

Se a España cinguímonos, tampouco existe explicación para xustificar por que non se producen acordos, pactos ao máis alto nivel para tentar dar solucións duradeiras a demandas sociais como un sistema sustentable de pensións ou un sistema educativo de calidade integrador e inclusivo. Por que algúns non queren ser parte das mesas de negociación onde se redacten os acordos que dean estabilidade e seguridade xurídica aos grandes proxectos da nosa nación.

E se de Lugo falásemos, o necesario que sería un acordo entre todos os responsables institucionais e políticos para evitar a sangría do despoboamento do noso medio rural, para que nosa capital consolidásese como unha cidade cun proxecto ambicioso que a espertase dos seus longos anos de inacción e sen rumbo.

O realmente paradoxal e preocupante é ver que onde estes días fálase de pactar é en Cataluña, pero fálase por parte dos responsables dos partidos nacionalistas para falar sobre a forma de elixir a un presidente “simbólico”. Esas son as súas prioridades e as súas verdadeiras preocupacións. Para isto si que hai vontade de acordar.

Se algo precisamos é de bos negociadores, aqueles que sentan ante unha mesa con actitude humilde, con gran capacidade de traballo sen importar o longas que resulten esas xornadas e con visión de alcanzar acordos con amplitude e alcance, sen quedar nas pequenas vitorias persoais. Pero por agora parece claro que estes pactos non serán fáciles, porque dous non poden sentar a negociar se un deses dous non quere. E á vista está que moitos non queren. 

Predominan as actitudes contrarias, a de poñer paus nas rodas daqueles que levan a iniciativa, a cultura da derriba fronte á de arrimar o ombreiro en beneficio da colectividade. Pactar, un verbo fácil de conxugar, difícil de practicar.
Se ha producido un error en este gadget.