domingo, 27 de julio de 2008

Ciudades de Alta Velocidad

Éste es el título de un artículo que leí dedicado a analizar las consecuencias de la llegada del AVE a varias ciudades españolas.

Muchas de las ventajas de este acontecimiento podemos imaginarlas sin necesidad de leer las experiencias de los demás, pero nos conviene conocer lo que regidores de ciudades como Segovia, Valladolid, Guadalajara o Málaga opinan sobre este acontecimiento que está cambiando la vida de dichas urbes.

El artículo comenzaba diciendo que la llegada del tren de alta velocidad puede cambiar la fisonomía de algunas ciudades españolas, añadiendo que los ayuntamientos intentan aprovechar la situación para revitalizar la zona con planes de urbanismo que potencien el atractivo de la ciudad o aprovechando el previsible aumento de la demanda de vivienda.

Entre los efectos provocados por la llegada del AVE a las ciudades, los expertos señalan la posible migración del pequeño empresario a esas zonas, donde desarrollan su actividad en entornos bien comunicados. Además cabría añadir un aumento en la demanda de vivienda para primera residencia.

En el reciente foro “Ciudades AVE”, el alcalde de Segovia decía que los segovianos ven la llegada del AVE como un dinamizador de la vida cultural y económica de la ciudad. El de Valladolid señalaba el aumento del turismo y ponía el acento en la doble dirección ida y vuelta, es decir, en las opciones de comunicarse mejor con Madrid al tiempo de acercar Valladolid como destino turístico y profesional. En Guadalajara, desde 2003, además del crecimiento demográfico, su alcalde habló de un gran aumento de la natalidad empresarial. Dijo algo que comparto plenamente: “la experiencia de Guadalajara es realmente positiva porque representa una oportunidad para la ciudad pero también para las personas”.

Lugo no puede hablar de conclusiones porque no es ciudad AVE ni probablemente lo sea. La comisión creada para el seguimiento de la llegada del tren de alta velocidad a Lugo no se reúne, a pesar de que lo hemos pedido en reiteradas ocasiones, porque probablemente lo único que pueda evidenciar es la falta de planes del Gobierno de la nación para acercar Lugo al mundo del ferrocarril del futuro.

Parte de la pasada Legislatura y lo poco que lleva recorrido ésta, dediqué esfuerzos a pedir que Lugo recuperase el tren convencional antes de llenarnos la cabeza de “pájaros” como el AVE. Estas últimas semanas parece que se está teniendo en cuenta nuestra propuesta de volver a contar con un tren Talgo o similar que una nuestra ciudad con Madrid, algo que ya tuvimos y que se dejó morir.

Desde estas líneas sólo me queda exigir una vez más, y no será la última, que se diga con pelos y señales cuáles son las previsiones reales para el tren de alta velocidad y nuestra urbe. No podemos tolerar más confusión y engaño. No se lo merecen ni Lugo ni los lucenses.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Cidades de Alta Velocidade
Este é o título dun artigo que lin dedicado a analizar as consecuencias da chegada do AVE a varias cidades españolas.

Moitas das vantaxes deste acontecemento podemos imaxinalas sen necesidade de ler as experiencias dos demais, pero nos convén coñecer o que rexidores de cidades como Segovia, Valladolid, Guadalajara ou Málaga opinan sobre este acontecemento que está a cambiar a vida de ditas urbes.

O artigo comezaba dicindo que a chegada do tren de alta velocidade pode cambiar a fisonomía dalgunhas cidades españolas, engadindo que os concellos intentan aproveitar a situación para revitalizar a zona con plans de urbanismo que potencien o atractivo da cidade ou aproveitando o previsible aumento da demanda de vivenda.

Entre os efectos provocados pola chegada do AVE ás cidades, os expertos sinalan a posible migración do pequeno empresario a esas zonas, onde desenvolven a súa actividade en contornas ben comunicadas. Ademais cabería engadir un aumento na demanda de vivenda para primeira residencia.

No recente foro “Cidades AVE”, o alcalde de Segovia dicía que os segovianos ven a chegada do AVE como un dinamizador da vida cultural e económica da cidade. O de Valladolid sinalaba o aumento do turismo e poñía o acento na dobre dirección ida e volta, é dicir, nas opcións de comunicarse mellor con Madrid ao tempo de achegar Valladolid como destino turístico e profesional. En Guadalajara, desde 2003, ademais do crecemento demográfico, o seu alcalde falou dun gran aumento da natalidade empresarial. Dixo algo que comparto plenamente: “a experiencia de Guadalajara é realmente positiva porque representa unha oportunidade para a cidade pero tamén para as persoas”.

Lugo non pode falar de conclusións porque non é cidade AVE nin probablemente o sexa. A comisión creada para o seguemento da chegada do tren de alta velocidade a Lugo non se reúne, malia que o pedimos en reiteradas ocasións, porque probablemente o único que poida evidenciar é a falta de plans do Goberno da nación para achegar Lugo ao mundo do ferrocarril do futuro.

Parte da pasada Lexislatura e o pouco que leva percorrido desta, dediquei esforzos a pedir que Lugo recuperase o tren convencional antes de enchernos a cabeza de “paxaros” como o AVE. Estas últimas semanas parece que se está tendo en conta a nosa proposta de volver contar cun tren Talgo ou similar que unha nosa cidade con Madrid, algo que xa tivemos e que se deixou morrer.

Desde estas liñas só me queda esixir unha vez máis, e non será a última, que se diga punto por punto cales son as previsións reais para o tren de alta velocidade e a nosa urbe. Non podemos tolerar máis confusión e engano. Non o merecen nin Lugo nin os lucenses.

domingo, 20 de julio de 2008

Escuela de Verano

Acabo de finalizar mi asistencia a una Escuela de Verano organizada por el Partido Popular y aprovecho el blog para trasladar alguna de mis impresiones.

En primer lugar, hay que felicitar a los responsables directos de la organización, porque ésta fue impecable.

Después, diré que me llamó la atención el nivel de responsabilidad de los alumnos asistentes, procedentes de todos los rincones de España. Lo digo porque venir a las Rías Baixas, concretamente a Sanxenxo, encontrarse con unos días de esos que se presentan diez en todo el año, con temperaturas que superan los 30º y con las playas invitando al baño, era para pensar que la sala donde se impartirían las diferentes ponencias y los correspondientes coloquios estarían semivacías. Pues hay que decir que no fue así. Siempre estuvieron llenas y con alta participación en los coloquios.

El contenido de la Escuela de Verano era monográfico: la crisis económica y, lo más importante, las soluciones a esa crisis.

Personas con experiencia política en los diferentes ámbitos de la vida pública aportaron propuestas y soluciones para salir de la actual, y cada día más preocupante, crisis económica que vivimos en España.

El Partido Popular ya gobernó, tiene amplia experiencia, y demostró que supo sacar a España delante de situaciones críticas tras un periodo de gobierno de los socialistas, que llevaron a la quiebra la Caja de las Pensiones, que dejaron un paro galopante que llegó a cifras nunca conocidas, y nos hipotecaron con una herencia que supuso un difícil prueba que sólo un gobierno preparado fue capaz de superar.

Ahora vivimos una situación que por días se parece a la ya vivida, y lejos de vislumbrar una salida, debido a que desde el Gobierno se insiste en minimizar el problema negando hasta lo evidente, caminamos hacia una recesión, palabra que debería empezar a asustar a los más tranquilos.

El Partido Popular tiene propuestas, que no recetas mágicas; tiene interés en ayudar, en colaborar con el Gobierno. Ahora sólo falta saber si es el Gobierno el que tiene voluntad de consensuar y acordar fórmulas que permitan a España volver a crecer y recuperar su peso internacional.

Para comprobarlo habrá que esperar un poco, aunque cada día que pasa nos acerca más al final del sudoku.


------------------------------------------------------------------------------------------------


Escola de verán

Acabo de finalizar a miña asistencia a unha Escola de Verán organizada polo Partido Popular e aproveito o blog para trasladar algunha das miñas impresións.

En primeiro lugar, hai que felicitar aos responsables directos da organización, porque esta foi impecable.

Despois, direi que me chamou a atención o nivel de responsabilidade dos alumnos asistentes, procedentes de todos os recunchos de España. Dígoo porque vir ás Rías Baixas, concretamente a Sanxenxo, atoparse cuns días deses que se presentan dez en todo o ano, con temperaturas que superan os 30º e coas praias invitando ao baño, era para pensar que a sala onde se impartirían os diferentes relatorios e os correspondentes coloquios estarían semivacías. Pois hai que dicir que non foi así. Sempre estiveron cheas e con alta participación nos coloquios.

O contido da Escola de Verán era monográfico: a crise económica e, o máis importante, as solucións a esa crise.

Persoas con experiencia política nos diferentes ámbitos da vida pública achegaron propostas e solucións para saír da actual, e cada día máis preocupante, crise económica que vivimos en España.

O Partido Popular xa gobernou, ten ampla experiencia, e demostrou que soubo sacar a España diante de situacións críticas tras un período de goberno dos socialistas, que levaron á quebra a Caixa das Pensións, que deixaron un paro galopante que chegou a cifras nunca coñecidas, e nos hipotecaron cunha herdanza que supuxo un difícil proba que só un goberno preparado foi capaz de superar.

Agora vivimos unha situación que por días se parece á xa vivida, e lonxe de albiscar unha saída, debido a que desde o Goberno insístese en minimizar o problema negando ata o evidente, camiñamos cara a unha recesión, palabra que debería empezar a asustar aos máis tranquilos.

O Partido Popular ten propostas, que non receitas máxicas; ten interese en axudar, en colaborar co Goberno. Agora só falta saber se é o Goberno o que ten vontade de consensuar e acordar fórmulas que permitan a España volver crecer e recuperar o seu peso internacional.

Para comprobalo haberá que esperar un pouco, aínda que cada día que pasa achéganos máis ao final do sudoku.

domingo, 13 de julio de 2008

Nuestras relaciones en el trabajo

Es conocido y ampliamente aceptado que cuando hablamos de la forma de ser y de nuestro comportamiento social, especialmente en el lugar de trabajo, los españoles tenemos fama de ser gritones, tendemos hacia la indisciplina y nos pasamos de espontáneos.

Recientemente, leí parte de un libro titulado Protocolo inteligente de Félix Losada, donde las principales conclusiones no son nada tranquilizadoras. Se habla de nosotros como trabajadores que tuteamos a los jefes, que tendemos a realizar comentarios de mal gusto con tintes sexuales, que utilizamos el taco con facilidad y, en ocasiones, que no nos cruzamos saludos cuando coincidimos en el ascensor.

En otras épocas, la educación, natural o fingida, abundaba en nuestras relaciones. Hoy algunos nos extrañamos cuando alguien no contesta a nuestro saludo o cuando vemos que no se cede un asiento en el autobús a una persona mayor. Lo cierto es que, en España, hasta hace unos treinta años las relaciones humanas se basaban en gran parte en la buena educación. Con la Transición y las ansias de igualdad a todos los niveles muchos de los códigos que estaban ampliamente aceptados y practicados comenzaron a estar mal vistos y se llegó a relacionar la buena educación con opciones políticas de derechas y, paulatinamente, esta se fue rechazando sin encontrar equivalente.

En el libro de Losada, cuando explica las formas en las que los distintos países resuelven sus discrepancias, a los españoles nos aplica la fórmula de gritar para tener más razón, algo que en Inglaterra, China o Estados Unidos sería impensable.

Un ejemplo recogido en el libro que ilustra la forma de discrepar entre dos personas sin necesidad de gritar nos traslada al momento en el que llegó al Parlamento británico la primera mujer. Esta le espetó a Churchill: “Si yo fuese su esposa, le pondría cianuro en el desayuno”. Churchill contestó: “Si yo fuese su marido, señora, me lo tomaría gustoso”. Es evidente que esta retranca inglesa en España sería difícil de entender y aquí aquella mujer escucharía un exabrupto por contestación.

Otra de las conclusiones de dicha publicación es la de confundir con frecuencia espontaneidad con naturalidad. Se afirma que la vulgaridad prima y los educados se retraen e incluso se llega a decir que mientras aquí los comentarios sobre el físico, la raza o las diferencias entre sexos son habituales, en EE. UU. podrían provocar la intervención del Departamento de Recursos Humanos de la empresa.

Pero también hay cosas en las que somos los españoles los que salimos ganando. En España es más fácil hacer amigos mientras que en Inglaterra son más cínicos.

He pasado por varios trabajos en mi vida y cuando he sido testigo de discrepancias entre compañeros, de pandillas de afines que se dedican a realizar comentarios sobre los otros, no he podido dejar de sentir cierta tristeza por el desperdicio que supone de un tiempo precioso. Se olvidan que pasamos durante nuestra vida más horas en el trabajo que en casa. Sólo por esto merece la pena establecer las mejores relaciones posibles en el trabajo. Todos saldríamos ganando.


____________________________________________________________________


As nosas relacións no traballo


É coñecido e amplamente aceptado que cando falamos da forma de ser e do noso comportamento social, especialmente no lugar de traballo, os españois temos fama de ser gritones, tendemos cara á indisciplina e pasámonos de espontáneos.

Recentemente, lin parte dun libro titulado Protocolo intelixente de Félix Losada, onde as principais conclusións non son nada tranquilizadoras. Fálase de nós como traballadores que tuteamos aos xefes, que tendemos a realizar comentarios de mal gusto con tinguiduras sexuais, que utilizamos o taco con facilidade e, en ocasións, que non nos cruzamos saúdos cando coincidimos no ascensor.

Noutras épocas, a educación, natural ou finxida, abundaba nas nosas relacións. Hoxe algúns nos estrañamos cando alguén non contesta ao noso saúdo ou cando vemos que non se cede un asento no autobús a unha persoa maior. O certo é que, en España, ata fai uns trinta anos as relacións humanas baseábanse en gran parte na boa educación. Coa Transición e as ansias de igualdade a todos os niveis moitos dos códigos que estaban amplamente aceptados e practicados comezaron a estar mal vistos e chegouse a relacionar a boa educación con opcións políticas de dereitas e, paulatinamente, esta foise rexeitando sen atopar equivalente.

No libro de Losada, cando explica as formas nas que os distintos países resolven as súas discrepancias, aos españois aplícanos a fórmula de gritar para ter máis razón, algo que en Inglaterra, China ou Estados Unidos sería impensable.

Un exemplo recollido no libro que ilustra a forma de discrepar entre dúas persoas sen necesidade de gritar trasládanos ao momento no que chegou ao Parlamento británico a primeira muller. Esta espetoulle a Churchill: "Se eu fose a súa esposa, poríalle cianuro no almorzo". Churchill contestou: "Se eu fose o seu marido, señora, tomaríamo gustoso". É evidente que esta retranca inglesa en España sería difícil de entender e aquí aquela muller escoitaría un exabrupto por contestación.

Outra das conclusións de devandita publicación é a de confundir con frecuencia espontaneidade con naturalidade. Afírmase que a vulgaridade prima e os educados se retraen e ata se chega a dicir que mentres aquí os comentarios sobre o físico, a raza ou as diferenzas entre sexos son habituais, en EE. UU. poderían provocar a intervención do Departamento de Recursos Humanos da empresa.

Pero tamén hai cousas nas que somos os españois os que saímos gañando. En España é máis fácil facer amigos mentres que en Inglaterra son máis cínicos.

pasei por varios traballos na miña vida e cando fun testemuña de discrepancias entre compañeiros, de cuadrillas de afíns que se dedican a realizar comentarios sobre os outros, non puiden deixar de sentir certa tristeza polo desperdicio que supón dun tempo precioso. Esquécense que pasamos durante a nosa vida máis horas no traballo que en casa. Só por isto merece a pena establecer as mellores relacións posibles no traballo. Todos sairiamos gañando.

domingo, 6 de julio de 2008

“…con papel de fumar”

“…con papel de fumar”

Durante el transcurso del último Pleno municipal defendí una iniciativa que tenía como finalidad mejorar los paneles informativos que en las diferentes carreteras y autovías nacionales y autonómicas pasan por las inmediaciones de la ciudad y señalizan la palabra LUGO. En nuestro Grupo Municipal pensamos que, siendo la Muralla Romana de Lugo un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad, merece la pena hacer todas las gestiones y esfuerzos políticos para tratar de conseguir que en estas señales pueda incluirse una leyenda con el lema “Muralla de Lugo, Patrimonio de la Humanidad”. Son muchos los automovilistas que, circulando por nuestras inmediaciones con destinos diversos, pasan de largo sin saber que tienen a su alcance un bien declarado Patrimonio de la Humanidad, y, sabedores de que algunos de ellos podrían desviarse y hacer una parada inicialmente no prevista en su itinerario para visitar nuestra Muralla y pasar unas horas en Lugo, cualquier esfuerzo en esta dirección merecería todo nuestro apoyo y el de cualquier persona de bien y con sentido común.

Sabemos que la normativa regula las señales indicadoras de tráfico y que cualquier modificación debe contar con la autorización correspondiente. Sabemos que existen precedente en otros lugares de España, como la Comunidad de Castilla León, donde se indican las ciudades Patrimonio de la Humanidad como Salamanca, Ávila... Sabemos que esto no se consigue en unos días, pero que para conseguirlo primero hay que plantearlo, razonarlo y pelearlo.

Y ahora, después del Pleno Municipal, también sabemos que en el gobierno municipal prefieren la inacción y no molestar con este tipo de propuestas a los compañeros del Ministerio, no vaya a ser que le cueste a alguien la tarjeta amarilla.

Como es la segunda vez que una iniciativa planteada por el Grupo Municipal Popular y defendida por mi, teniendo por finalidad poner en valor y potenciar la muralla sólo recibe disculpas de mal pagador y malas excusas para justificar no apoyarlas, dije con algo de enfado, tengo y debo reconocerlo, que me entristecen estas actitudes cuando hablamos de lo poco, por no decir lo único, que Lugo hoy por hoy puede vender a los demás. Y por eso en este tipo de cuestiones no deberían existir ni discrepancias políticas ni conductas tibias a la hora de ser reivindicativo con Lugo.

Por todo esto y alguna cosa más no pude dejar de recriminar la falta de energías y de agallas para pelear estos temas, y afirmé que una vez más estábamos asistiendo a la típica conducta de “cogérsela con papel de fumar”. Creo que así me entendió todo el mundo.

Aviso a navegantes: como creo que no estoy equivocado, y aún siendo un miembro de la ilustre oposición, aquí y en Madrid, seguiré dando la lata y veremos si lo conseguimos.


______________________________________________________________________


“…con papel de fumar”

Durante o transcurso do último Pleno municipal defendín unha iniciativa que tiña como finalidade mellorar os paneis informativos que nas diferentes estradas e autovías nacionais e autonómicas pasan polas inmediacións da cidade e sinalizan a palabra LUGO. No noso Grupo Municipal pensamos que, sendo a Muralla Romana de Lugo un monumento declarado Patrimonio da Humanidade, merece a pena facer todas as xestións e esforzos políticos para tratar de conseguir que nestes sinais poida incluírse unha lenda co lema “Muralla de Lugo, Patrimonio da Humanidade”. Son moitos os automobilistas que, circulando polas nosas inmediacións con destinos diversos, pasan de longo sen saber que teñen ao seu alcance un ben declarado Patrimonio da Humanidade, e, sabedores de que algúns deles poderían desviarse e facer unha parada inicialmente non prevista no seu itinerario para visitar a nosa Muralla e pasar unhas horas en Lugo, calquera esforzo nesta dirección merecería todo o noso apoio e o de calquera persoa de ben e con sentido común.

Sabemos que a normativa regula os sinais indicadores de tráfico e que calquera modificación debe contar coa autorización correspondente. Sabemos que existen precedente noutros lugares de España, como a Comunidade de Castela León, onde se indican as cidades Patrimonio da Humanidade como Salamanca, Ávila... Sabemos que isto non se consegue nuns días, pero que para conseguilo primeiro hai que expolo, razoalo e pelexalo.

E agora, despois do Pleno Municipal, tamén sabemos que no goberno municipal prefiren a inacción e non molestar con este tipo de propostas aos compañeiros do Ministerio, non vaia ser que lle custe a alguén o cartón amarelo.

Como é a segunda vez que unha iniciativa exposta polo Grupo Municipal Popular e defendida por min, tendo por finalidade pór en valor e potenciar a muralla só recibe desculpas de mal pagador e malas escusas para xustificar non apoialas, dixen con algo de enfado, teño e debo recoñecelo, que me entristecen estas actitudes cando falamos do pouco, por non dicir o único, que Lugo neste momento pode vender aos demais. E por iso neste tipo de cuestións non deberían existir nin discrepancias políticas nin condutas mornas á hora de ser reivindicativo con Lugo.

Por todo isto e algunha cousa máis non puiden deixar de recriminar a falta de enerxías e de agallas para pelexar estes temas, e afirmei que unha vez máis estabamos asistindo á típica conduta de “cogérsela con papel de fumar”. Creo que así me entendeu todo o mundo.

Aviso a navegantes: como creo que non estou equivocado, e aínda son un membro da ilustre oposición, aquí e en Madrid, seguirei dando a lata e veremos se o conseguimos.
Se ha producido un error en este gadget.