domingo, 27 de septiembre de 2009

En tiempos en los que los anuncios reiterados, aunque hasta ahora incumplidos, sobre las importantes inversiones en infraestructuras ferroviarias en nuestra provincia, puede resultarle paradójico que yo les escriba sobre el esfuerzo, la vocación y la dedicación de un grupo de personas, también de nuestra tierra, que se empeñan en recuperar el patrimonio histórico del ferrocarril, la huella de nuestro tren y la divulgación a generaciones que no lo conocieron.

Estas personas están en Monforte de Lemos, trabajan sin horario y no les mueve el ánimo de lucro porque ni lo tienen ni lo esperan. Desde hace casi 10 años pusieron en marcha un bonito y algo más que curioso proyecto bautizado como el Museo del Ferrocarril de Galicia.

La restauración de locomotoras, vagones y otro interesante material se complementa con la no menos importante y delicada recuperación de la rotonda ferroviaria, única en España, de forma radial y circular.

Hasta aquí lo material y palpable, pero no lo a mi juicio esencial y necesario.

Estas personas han vencido durante estos años todo tipo de incomprensión y falta de apoyo, con puntuales y dignas excepciones. A pesar de ello siguen, día a día, con mucha ilusión trabajando por algo que forma parte de nosotros. Y aquí quería llegar.

Es frecuente escuchar a muchos representantes de los ciudadanos, en diferentes estamentos, que hay que apoyar estas iniciativas, pero también es frecuente ver cómo pasado el día pasó la romería.

Lo más chocante es que, por mucho empeño que se ponga, resultará inútil encontrar en las diferentes publicaciones y folletos divulgativos que realiza la diputación de Lugo, o el Ayuntamiento de la ciudad de Monforte de Lemos, cualquier referencia a la existencia de este Museo. Incluso en la reciente efeméride de los 100 años de la llegada del tren a Monforte, este Museo facilitó piezas exclusivas para hacer brillar y llenar de contenido la celebración, y los organismos citados no tuvieron ni la educación, ya que tampoco la ayuda económica, de agradecer la colaboración ni de incluir aunque fuese en letra pequeña cualquier referencia en el programa de los actos llevados a cabo.

Acaso un descuido, quizás un error. No. Lamentablemente cuando los descuidos y los errores son reiterados, hay que hablar de negligencia. Y cuando los responsables tienen y ostentan el poder local, y tiran contra estas personas y su trabajo, hay que calificarlos de mezquinos e indignos de la representación que ostentan.

Ayuntamiento, Diputación y Xunta de Galicia (que ya ayudó en su día) tienen la obligación política y moral de cuidar, ayudar y respetar a las personas que aman y trabajan por la recuperación y divulgación de un patrimonio tristemente olvidado.

Les animo a conocer este museo que otros se empeñan en ignorar. Además, y en estos tiempos, es gratuito.


________________________________________________________________________


Sen pasado non hai futuro

En tempos nos que os anuncios reiterados, aínda que ata agora incumpridos, sobre os importantes investimentos en infraestruturas ferroviarias na nosa provincia, pode resultar unha paradoxa que eu lles escriba sobre o esforzo, a vocación e a dedicación dun grupo de persoas, tamén da nosa terra, que se empeñan en recuperar o patrimonio histórico do ferrocarril, a pegada do noso tren e a divulgación a xeracións que non o coñeceron.

Estas persoas están en Monforte de Lemos, traballan sen horario e non lles move o ánimo de lucro porque nin o teñen nin o esperan. Desde hai case 10 anos puxeron en marcha un bonito e algo máis que curioso proxecto bautizado como o Museo do Ferrocarril de Galicia.

A restauración de locomotoras, vagóns e outro interesante material compleméntase coa non menos importante e delicada recuperación da rotonda ferroviaria, única en España, de forma radial e circular.

Ata aquí o material e palpable, pero non o ao meu xuízo esencial e necesario.

Estas persoas venceron durante estes anos todo tipo de incomprensión e falta de apoio, con puntuais e dignas excepcións. A pesar diso seguen, día a día, con moita ilusión traballando por algo que forma parte de nós. E aquí quería chegar.

É frecuente escoitar a moitos representantes dos cidadáns, en diferentes estamentos, que hai que apoiar estas iniciativas, pero tamén é frecuente ver como pasado o día pasou a romaría.

O máis chocante é que, por moito empeño que se poña, resultará inútil atopar nas diferentes publicacións e folletos divulgativos que realiza a deputación de Lugo, ou o Concello da cidade de Monforte de Lemos, calquera referencia á existencia deste Museo. Ata na recente efeméride dos 100 anos da chegada do tren a Monforte, este Museo facilitou pezas exclusivas para facer brillar e encher de contido a celebración, e os organismos citados non tiveron nin a educación, xa que tampouco a axuda económica, de agradecer a colaboración nin de incluír aínda que fose en letra pequena calquera referencia no programa dos actos levados a cabo.

Seica un descoido, quizais un erro. Non. Lamentablemente cando os descoidos e os erros son reiterados, hai que falar de neglixencia. E cando os responsables teñen e ostentan o poder local, e tiran contra estas persoas e o seu traballo, hai que cualificalos de mezquinos e indignos da representación que ostentan.

Concello, Deputación e Xunta de Galicia (que xa axudou no seu día) teñen a obrigación política e moral de coidar, axudar e respectar ás persoas que aman e traballan pola recuperación e divulgación dun patrimonio tristemente esquecido.

Anímolles a coñecer este museo que outros se empeñan en ignorar. Ademais, e nestes tempos, é gratuíto.

domingo, 20 de septiembre de 2009

100 semanas

Con este nuevo texto se completan los 100 artículos de opinión personal volcados en mi blog como portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Lugo.

Con sólo pensarlo, lo primero que se me viene a la mente es la rapidez con la que pasa el tiempo (100 semanas) y cuántas cosas ocurren en ese tiempo.

Hoy, en vísperas del debate sobre el estado del municipio, a celebrar mañana lunes día 21 de septiembre, quisiera hacer mi reflexión personal sobre lo que ha sido este último año en la ciudad y sus parroquias. Probablemente no, seguramente sí, el alcalde de la ciudad en una primera intervención de no menos de 45 a 60 minutos, describirá una situación más cercana a lo idílico que a la realidad. Así lo hizo el año anterior, primero en que se celebró este debate.

Desde la oposición se contrastará ese discurso con la tozuda realidad que los hechos y las hemerotecas, a falta de buena memoria, nos traerán de nuevo a la actualidad.

Pero a mi modo de ver lo importante del debate no debería ser la confrontación política ni las discrepancias gobierno-oposición. Lo importante de ese Pleno tendría que ser que al final todos, y especialmente los ciudadanos, tuviésemos claro cuáles son los remedios que se proponen para atajar nuestros problemas y cuáles son, y esto es lo esencial, los proyectos reales y tangibles que están sobre la mesa, o que lo puedan estar en un plazo concreto, para que Lugo pueda mirar al futuro con algo más de ilusión que la que haya podido tener durante los últimos 10 años.

No quisiera ser pesimista, pero a escasas horas de ese debate y tras 100 semanas escribiendo y 10 años en la vida municipal en diferentes etapas y situaciones, tengo que serlo. No habrá reconocimiento de las carencias, especialmente de proyectos, y sí sobrarán autobombo y satisfacción por parte del Gobierno, porque como siempre nos acaba diciendo nuestro Alcalde, para algunos “Lugo nunca vivió un momento tan dulce”. Cuidado con el exceso de azúcar que es muy malo para la salud.


____________________________________________________________________________


100 semanas

Con este novo texto complétanse os 100 artigos de opinión persoal envorcados no meu blog como portavoz do Grupo Municipal Popular no Concello de Lugo.

Con só pensalo, o primeiro que se me vén á mente é a rapidez coa que pasa o tempo (100 semanas) e cantas cousas ocorren nese tempo.

Hoxe, en vésperas do debate sobre o estado do municipio, a celebrar mañá luns día 21 de setembro, quixese facer a miña reflexión persoal sobre o que foi este último ano na cidade e as súas parroquias. Probablemente non, seguramente si, o alcalde da cidade nunha primeira intervención de non menos de 45 a 60 minutos, describirá unha situación máis próxima ao idílico que á realidade. Así o fixo o ano anterior, primeiro en que se celebrou este debate.

Desde a oposición contrastarase ese discurso coa túzara realidade que os feitos e as hemerotecas, a falta de boa memoria, traerannos de novo á actualidade.

Pero ao meu modo de ver o importante do debate non debería ser a confrontación política nin as discrepancias goberno-oposición. O importante dese Pleno tería que ser que ao final todos, e especialmente os cidadáns, tivésemos claro cales son os remedios que se propón para atallar os nosos problemas e cales son, e isto é o esencial, os proxectos reais e tanxibles que están sobre a mesa, ou que o poidan estar nun prazo concreto, para que Lugo poida mirar ao futuro con algo máis de ilusión que a que puido ter durante os últimos 10 anos.

Non quixese ser pesimista, pero a escasas horas dese debate e tras 100 semanas escribindo e 10 anos na vida municipal en diferentes etapas e situacións, teño que selo. Non haberá recoñecemento das carencias, especialmente de proxectos, e si sobrarán autobombo e satisfacción por parte do Goberno, porque como sempre nos acaba dicindo o noso Alcalde, para algúns “Lugo nunca viviu un momento tan doce”. Coidado co exceso de azucre que é moi malo para a saúde.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Oportunidad irrepetible

Hay asuntos que todos consideramos temas “de Estado”. Con la estación intermodal de Lugo deberíamos también todos coincidir en catalogarlo como cuestión “de ciudad”. La forma en que se plantee, se resuelva y se concluya esta infraestructura será determinante y decisiva, para bien o para mal de los lucenses, por decenas de años.

La ubicación de una estación intermodal (ferrocarril y autobuses) no se puede dejar en manos de aficionados. No puede ser algo que se decida tomando unas copas o tras una tarde de reflexión.

Éste es el momento de abrir el debate y de dar voz a los expertos, a los que saben, a los que llevan tiempo estudiando estos problemas. Y claro que los hay, aunque no formen parte de la Corporación Municipal de Lugo.

Por eso propusimos, desde el Grupo Municipal Popular, que se considerara una iniciativa para crear una mesa de trabajo donde los expertos, los colectivos interesados y también los representantes de los ciudadanos en los órganos políticos, expusieron sus propuestas y las contrastasen con los demás.

Mientras nosotros buscábamos un consenso, el BNG prefería utilizar esta iniciativa para su lucimiento sin pararse a pensar que quien pierde con su actitud son los vecinos de Lugo. Tendrán que comprender los lucenses que cuando uno quiere tender puentes y otro pone cargas de dinamita es muy difícil llegar en un futuro a ningún tipo de acuerdo.

Sorprende que quien quería llevar esta dotación al borde de la ciudad rectifique ahora diciendo que su posición siempre estuvo abierta (que es lo mismo que no tener postura). Otros, incapaces de definir su postura, renuncian a liderar la llegada del AVE. El alcalde socialista de Lugo primero quería soterrar la estación de autobuses y ahora se apunta a llevarla al Barrio de la Estación.

Nosotros abogamos por escuchar y conocer los datos, las opiniones y los estudios de los expertos en la materia. Escuché a uno de ellos. Proponía dejar la estación de autobuses donde está y construir debajo la nueva estación del tren. Se llegaría por un túnel de 3 kilómetros y lo primero que verían los viajeros al salir de la estación sería la Muralla.

¿Es esto una locura? No me atrevo a poner calificativos a las ideas sin antes dar la oportunidad de exponerlas con luz y taquígrafos. Lo que sí me atrevo a decir es que a algunos les parecía hace cinco años un disparate que el tren llegara a la Puerta del Sol de Madrid y allí se hiciese una estación intermodal (metro-ferrocarril) con más de seis plantas subterráneas. Hoy está funcionando.

Ésta es mi reflexión. Los políticos dejemos a quien puede asesorarnos opinar y hablar. Después decidamos y no nos equivoquemos porque será por muchos años.

______________________________________________________________________


Oportunidade irrepetible

Hai asuntos que todos consideramos temas "de Estado". Coa estación intermodal de Lugo deberiamos tamén todos coincidir en catalogalo como cuestión "de cidade". A forma en que se expoña, resolva e conclúa esta infraestrutura será determinante e decisiva, para ben ou para mal dos lucenses, por decenas de anos.

A localización dunha estación intermodal (ferrocarril e autobuses) non se pode deixar en mans de afeccionados. Non pode ser algo que se decida tomando unhas copas ou tras unha tarde de reflexión.

Este é o momento de abrir o debate e de dar voz aos expertos, aos que saben, aos que levan tempo estudando estes problemas. E claro que os hai, aínda que non formen parte da Corporación Municipal de Lugo.

Por iso propuxemos, desde o Grupo Municipal Popular, que se considerase unha iniciativa para crear unha mesa de traballo onde os expertos, os colectivos interesados e tamén os representantes dos cidadáns nos órganos políticos, expuxeron as súas propostas e contrastásenas cos demais.

Mentres nós buscabamos un consenso, o BNG prefería utilizar esta iniciativa para o seu lucimento sen pararse a pensar que quen perde coa súa actitude son os veciños de Lugo. Terán que comprender os lucenses que cando un quere tender pontes e outro pon cargas de dinamita é moi difícil chegar nun futuro a ningún tipo de acordo.

Sorprende que quen quería levar esta dotación ao bordo da cidade rectifique agora dicindo que a súa posición sempre estivo aberta (que é o mesmo que non ter postura). Outros, incapaces de definir a súa postura, renuncian a liderar a chegada do AVE. O alcalde socialista de Lugo primeiro quería soterrar a estación de autobuses e agora apúntase a levala ao Barrio da Estación.

Nós avogamos por escoitar e coñecer os datos, as opinións e os estudos dos expertos na materia. Escoitei a un deles. Propuña deixar a estación de autobuses onde está e construír debaixo a nova estación do tren. Chegaríase por un túnel de 3 quilómetros e o primeiro que verían os viaxeiros ao saír da estación sería a Muralla.

É isto unha tolemia? Non me atrevo a pór cualificativos ás ideas sen antes dar a oportunidade de expolas con luz e taquígrafos. O que si me atrevo a dicir é que a algúns lles parecía fai cinco anos un disparate que o tren chegase á Porta do Sol de Madrid e alí fixésese unha estación intermodal (metro-ferrocarril) con máis de seis plantas subterráneas. Hoxe está funcionando.

Esta é a miña reflexión. Os políticos deixemos a quen pode asesorarnos opinar e falar. Despois decidamos e non nos equivoquemos porque será por moitos anos.
Se ha producido un error en este gadget.