miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cinco años

Pocas veces he deseado tanto arrancar la última hoja del calendario como en este 2010. Quedan sólo dos días para poder hacerlo, y me quiero engañar pensando que con este cambio de año todos los problemas que padecemos se quedarán en las viejas hojas y empezaremos de cero. Quiero engañarme, pero no lo consigo.

En el 2010 hemos seguido cayendo en el pesimismo por la ausencia de indicadores que permitan ver algo de luz al final del túnel. Se ha impuesto la tozuda realidad de esta crisis, negada por el Gobierno para ganar unas elecciones. Ese PSOE que acusaba a los demás de alarmistas, acabó aprobando un paquete de medidas improvisadas y exigidas desde fuera que sobre todo están resultando muy dolorosas en las economías familiares. Y lo peor es que no están funcionando porque no forman parte de un Plan.

Por si eso fuera poco, el Presidente del Gobierno, el socialista Rodríguez Zapatero, pronosticaba el pasado día 22 en el Congreso que todavía quedan cinco años para empezar a recuperarnos. Si lo hubiera dicho Rajoy volveríamos a escuchar que es un “patriota de hojalata” por minar la confianza en España, cuando lo que realmente mina la confianza es ver a un Presidente ocultando la realidad, como hizo ZP para ganar las últimas elecciones generales.

Durante esa intervención, en menos de un minuto citó hasta en cinco ocasiones la cifra de los cinco años. “Llevamos dos de lucha contra la crisis, haciendo reformas o proyectándolas hacia el futuro pero necesitaremos cinco años para corregir los desequilibrios estructurales de esta economía, cinco años.”

No sé lo que pensaron ustedes al escuchar esto, pero coincidirán conmigo en que provoca de todo menos ganas de invertir, consumir o crear empleo, porque lo que genera es temor y desconfianza para el futuro.

Sólo ahora, tras tres años muy duros donde se negaron los ajustes necesarios para no perder votos en distintas contiendas, sólo ahora que parece haber arrojado la toalla para volver a pelear en las urnas, acaba de reconocer que necesitamos cinco años más para salir de la crisis.

Me pregunto qué sentirán los millones de españoles sin empleo o con serias dificultades económicas. De escuchar que ya se apreciaban los famosos brotes verdes en nuestra economía hace pocos meses, o que ya estábamos en la última curva, pasamos a que se nos diga ahora que nos queda media década para poder recuperarnos.

La única esperanza que nos queda es que una vez más estos pronósticos, por venir de quien vienen, sean erróneos de nuevo. O que pronto se produzca un relevo en el Gobierno que devuelva la ilusión perdida, genere más confianza en los inversores y nos permita retomar la senda de la creación de empleo que nunca debió de abandonarse.
En todo caso y dadas las fechas en las que estamos, y a pesar de los pronósticos agoreros, mi deseo para todos es, por lo de ahora, de un Feliz 2011.

 

Cinco anos

Poucas veces desexei tanto arrincar a última folla do calendario como neste 2010. Quedan só dous días para poder facelo, e quérome enganar pensando que con este cambio de ano todos os problemas que padecemos quedarán nas vellas follas e empezaremos de cero. Quero enganarme, pero non o consigo.

No 2010 seguimos caendo no pesimismo pola ausencia de indicadores que permitan ver algo de luz ao final do túnel. Impúxose a túzara realidade desta crise, negada polo Goberno para gañar unhas eleccións. Ese PSOE que acusaba aos demais de alarmistas, acabou aprobando un paquete de medidas improvisadas e esixidas desde fóra que sobre todo están resultando moi dolorosas nas economías familiares. E o peor é que non están funcionando porque non forman parte dun Plan.

Por se iso fose pouco, o Presidente do Goberno, o socialista Rodríguez Zapatero, prognosticaba o pasado día 22 no Congreso que aínda quedan cinco anos para empezar a recuperarnos. Se o dixo Rajoy volveriamos escoitar que é un “patriota de hojalata” por minar a confianza en España, cando o que realmente mina a confianza é ver a un Presidente ocultando a realidade, como fixo ZP para gañar as últimas eleccións xerais.

Durante esa intervención, en menos dun minuto citou ata en cinco ocasións a cifra dos cinco anos. “Levamos dous de loita contra a crise, facendo reformas ou proxectándoas cara ao futuro pero necesitaremos cinco anos para corrixir os desequilibrios estruturais desta economía, cinco anos.”

Non se o que pensaron vostedes ao escoitar isto, pero coincidirán comigo en que provoca de todo menos ganas de investir, consumir ou crear emprego, porque o que xera é temor e desconfianza para o futuro.

Só agora, tras tres anos moi duros onde se negaron axústelos necesarios para non perder votos en distintas contendas, só agora que parece arroxar a toalla para volver pelexar nas urnas, acaba de recoñecer que necesitamos cinco anos máis para saír da crise.

Pregúntome que sentirán os millóns de españois sen emprego ou con serias dificultades económicas. De escoitar que xa se apreciaban os famosos brotes verdes na nosa economía fai poucos meses, ou que xa estabamos na última curva, pasamos a que se nos diga agora que nos queda media década para poder recuperarnos.

A única esperanza que nos queda é que unha vez máis estes prognósticos, por vir de quen veñen, sexan erróneos de novo. Ou que pronto se produza unha substitución no Goberno que devolva a ilusión perdida, xere máis confianza nos investidores e permítanos retomar a senda da creación de emprego que nunca debeu de abandonarse.

En todo caso e dadas as datas nas que estamos, e a pesar dos prognósticos agoreiros, o meu desexo para todos é, polo de agora, dun Feliz 2011.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Aterriza como puedas

El reciente fallecimiento de Leslie Nielsen hace que sea irresistible unir el título de aquella comedia a la situación recientemente vivida en el espacio aéreo español. La comedia  transformada en drama cambiaría el titulo por “Despega cuando puedas”.

Pero la cosa no es para bromas. Lo que este rocambolesco episodio ha puesto de manifiesto de forma clara son dos cosas. La primera, y lo digo clarito, es que el colectivo de controladores actuó de forma irresponsable, causando un grave perjuicio a los ciudadanos y a la nación en un calentón que nunca debió producirse. Por ello condenamos la acción de este colectivo de trabajadores al tiempo que en público y en privado desde el PP se apoyaba al Gobierno en defensa de la ley y del interés general.

Lo segundo es que el Gobierno ha sido causante indirecto de este episodio que todavía dura. No olvidemos que en España seguimos en “Estado de Alarma”, y esta vez no vale echar la culpa a los anteriores, como de costumbre, tras seis años gobernando. Durante este tiempo el gobierno de Zapatero ha sido incapaz de acordar un nuevo convenio colectivo que sustituya al finalizado en diciembre de 2004, ni ha convocado las plazas necesarias para cubrir la demanda de un tráfico aéreo en crecimiento exponencial.

Mientras, la actitud del Partido Popular no ha sido la de “poner palos en las ruedas”, como le gusta recalcar en todo momento a Zapatero, sino la de arrimar el hombro apoyando las medidas que fue proponiendo el Gobierno durante los últimos meses.

En febrero el ministro Blanco aprobó un Decreto que afirmó que serviría para solucionar el problema. Se equivocó el Ministro, tensaron la cuerda al máximo y en vísperas del puente en el que más ciudadanos se desplazan, y teniendo ya calentito al personal, van y decretan una serie de medidas que hacen saltar por lo aires toda posibilidad de acuerdo con los controladores. ¿Cómo se entiende que firmen 3 Decretos Ley para resolver un conflicto laboral? y encima para no solucionar el problema, no hay más que ver cómo estamos, y sin saber si se prolongará esta situación por más semanas.

A golpe de decretazos, todo lo contrario al diálogo y el talante del que tanto presumen, estos señores han metido a España en un Estado de Alarma, por primera vez en la democracia, para corregir una situación a la que se llegó por la pasividad, desidia y falta de responsabilidad del gobierno socialista.

Era lo que le faltaba a la deteriorada imagen de España en el mundo. Aquí los problemas se agravan por dejarlos envejecer, por mirar para otro lado y culpar al vecino de lo que ellos no hicieron o hicieron mal durante los últimos 6 años.

 

Aterra como poidas

O recente falecemento de Leslie Nielsen fai que sexa irresistible unir o título daquela comedia á situación recentemente vivida no espazo aéreo español. A comedia transformada en drama cambiaría o titulo por “Despega cando poidas”.

Pero a cousa non é para bromas. O que este rocambolesco episodio puxo de manifesto de forma clara son dúas cousas. A primeira, e dígoo clarito, é que o colectivo de controladores actuou de forma irresponsable, causando un grave prexuízo aos cidadáns e á nación nun calentón que nunca debeu producirse. Por iso condenamos a acción deste colectivo de traballadores á vez que en público e en privado desde o PP apoiábase ao Goberno en defensa da lei e do interese xeral.

O segundo é que o Goberno foi causante indirecto deste episodio que aínda dura. Non esquezamos que en España seguimos en “Estado de Alarma”, e esta vez non vale botar a culpa aos anteriores, como de costume, tras seis anos gobernando. Durante este tempo o goberno de Zapatero foi incapaz de acordar un novo convenio colectivo que substitúa ao finalizado en decembro de 2004, nin convocou as prazas necesarias para cubrir a demanda dun tráfico aéreo en crecemento exponencial.

Mentres, a actitude do Partido Popular non foi a de “pór paus nas rodas”, como lle gusta recalcar en todo momento a Zapatero, senón a de arrimar o ombreiro apoiando as medidas que foi propondo o Goberno durante os últimos meses.

En febreiro o ministro Branco aprobou un Decreto que afirmou que serviría para solucionar o problema. Equivocouse o Ministro, tensaron a corda ao máximo e en vésperas da ponte no que máis cidadáns se desprazan, e tendo xa calentito ao persoal, van e decretan unha serie de medidas que fan saltar por aírelo toda posibilidad de acordo cos controladores. Como se entende que asinen 3 Decretos Lei para resolver un conflito laboral? e encima para non solucionar o problema, non hai máis que ver como estamos, e sen saber se se prolongará esta situación por máis semanas.

A golpe de decretazos, todo o contrario ao diálogo e o talante do que tanto presumen, estes señores meteron a España nun Estado de Alarma, por primeira vez na democracia, para corrixir unha situación á que se chegou pola pasividade, desidia e falta de responsabilidade do goberno socialista.

Era o que lle faltaba á deteriorada imaxe de España no mundo. Aquí os problemas agrávanse por deixalos envellecer, por mirar para outro lado e culpar ao veciño do que eles non fixeron ou fixeron mal durante os últimos 6 anos.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

10 velas para 2.000 años

Se acaban de apagar las velas de tu décimo cumpleaños y supongo que estarás encantada, porque con dos mil años te han quitado unos cuantos, y a quién no le  gusta. También lo estarás porque han sido muchos los que estos días se han acordado y hablado de ti por los codos. Hay que ver cómo te cambia la vida recibir una distinción o un importante premio, y a ti te llego, con mucho retraso, en 1999.  “Patrimonio de la Humanidad”.

No he podido estar entre los que lo han celebrado contigo porque como sabes coincidió en martes y  tuvimos Pleno en el Congreso, pero puedo asegurarte que añoré compartirlo con todos aquellos que te aprecian y quieren. Me vino a la memoria la madrugada de hace diez años en que empezamos a escuchar las bombas de palenque y las noticias en la radio. Te acababan de conceder la distinción, y mi emoción se desbordó hasta el punto de paralizar la clase de informática en que estábamos e invitar a todos a tomar algo para celebrarlo. Pocos podían entender mis motivos y menos mis emociones de aquel instante.

No he podido evitar acordarme y revivir los tiempos en los que ni tu cumpleaños ni tu presencia eran valorados.

Cuando en 1995 asumí la mayor responsabilidad que he tenido y que jamás tendré dentro de mi vocación política, la de ser alcalde de esta maravillosa ciudad de Lugo, pasaste a formar parte de mis preocupaciones y desvelos. El primer disgusto tuvo que ver contigo, ya que por el mes de septiembre de aquel año anunciaban su primera visita a la ciudad los Duques de Lugo, y yo quería que te visitaran y conocieran para después ayudar en la causa, en lo que ahora celebramos. Por entonces los trabajadores de una empresa que realizaba obras para tu conservación, reclamaban sus salarios cerrando todos tus accesos. Pocos lo recuerdan, pero yo no olvido los esfuerzos para desbloquear aquella inesperada situación y liberarte para la visita.

A este estreno le siguieron muchas otras vicisitudes y otras visitas no menos importantes, como la del Príncipe Felipe en 1998.

Entre visita y visita, muchos kilómetros a Santiago y a Madrid para, con la colaboración de otras autoridades, convencer cada día que pasaba a más y más personas acerca de tus bondades y de lo merecido que sería conseguir para ti la distinción que llegó después.

Fueron muchos estudios y trabajos los que se realizaron hasta conseguir que te metieran en la lista de aspirantes, pero en el camino surgieron decepciones y dificultades. No todos tenían fe en ti. Llegué a escuchar de personas con importantes responsabilidades públicas frases como: “Alcalde, no entiendo tanto empeño por tu parte en conseguir la declaración de Patrimonio de la Humanidad, ya que no te van a dar ninguna subvención”. Ignorante, pensé para mí; la fatal política de la subvención y la ignorancia haciendo mella en los que tenían que empujar. Alguna de aquellas personas después aparecería en público alabando tus virtudes y colgándose todas las medallas que encontraban por el camino.

Recuerdo que en las visitas que hice para promocionarte a varias poblaciones europeas donde se celebraban foros de ciudades con murallas, cuando proyectaba las diapositivas que te mostraban, los ojos de los asistentes y sus comentarios posteriores lo decían todo: no te conocían y pensaban que era un montaje, que era imposible que fueras romana, que estuvieras enterita y ellos sin saberlo.

Pero lo importante no fue lo que ya pasó, sino lo que queda por venir, y tu sobrevivirás nuevamente a los que hoy te paseamos. Sólo pido y deseo algo más de atención hacia ti, porque me parece bien que con motivo de tus aniversarios se monten fiestas y actividades diversas, pero mientras tanto las luces que permiten recorrerte cuando el sol desaparece todavía están sin arreglar. Me preocupa que por extraños criterios no se permitan las papeleras que eviten tu suciedad, mientras se consienten autenticas agresiones visuales urbanísticas en tus inmediaciones. Que no seas objeto de protección y vigilancia ante la gamberrada habitual, que se permitan fiestas botellón encima tuya igual que en cualquier calle o jardín.

Cada semana te visito varias veces para caminar por tu adarve y darme cuenta del lujo que tenemos los lucenses, y de lo poco que lo valoramos. Caminar, correr, por una muralla romana, ¿en cuántos lugares se puede hacer?

Me preocupa la falta de rigor y de sensibilidad política hacia lo que debería ser la prioridad de esta ciudad, que sin ti y sin tu hermano, el Miño, no figuraría en ningún mapa. Feliz cumpleaños.

10 velas para 2.000 anos

Acábanse de apagar as velas do teu décimo aniversario e supoño que estarás encantada, porque con dous mil anos quitáronche uns cantos, e a quen non lle gusta. Tamén o estarás porque foron moitos os que estes días acordáronse e falado de ti polos cóbados. Hai que ver como che cambia a vida recibir unha distinción ou un importante premio, e a ti chégoche, con moito atraso, en 1999. “Patrimonio da Humanidade”.

Non puiden estar entre os que o celebraron contigo porque como sabes coincidiu en martes e tivemos Pleno no Congreso, pero podo asegurarche que estrañei compartilo con todos aqueles que che aprecian e queren. Veume á memoria a madrugada de fai dez anos en que empezamos a escoitar as bombas de palenque e as noticias na radio. Acabábanche de conceder a distinción, e a miña emoción desbordouse ata o punto de paralizar a clase de informática en que estabamos e invitar a todos a tomar algo para celebralo. Poucos podían entender os meus motivos e menos as miñas emocións daquel instante.

Non puiden evitar acordarme e revivir os tempos nos que nin o teu aniversario nin a túa presenza eran valorados.

Cando en 1995 asumín a maior responsabilidade que tiven e que xamais terei dentro da miña vocación política, a de ser alcalde desta marabillosa cidade de Lugo, pasaches a formar parte das miñas preocupacións e desvelos. O primeiro desgusto tivo que ver contigo, xa que polo mes de setembro daquel ano anunciaban a súa primeira visita á cidade os Duques de Lugo, e eu quería que che visitasen e coñecesen para despois axudar na causa, no que agora celebramos. Por entón os traballadores dunha empresa que realizaba obras para a túa conservación, reclamaban os seus salarios pechando todos os teus accesos. Poucos recórdano, pero eu non esquezo os esforzos para desbloquear aquela inesperada situación e liberarche para a visita.

A esta estrea seguíronlle moitas outras vicisitudes e outras visitas non menos importantes, como a do Príncipe Felipe en 1998.

Entre visita e visita, moitos quilómetros a Santiago e a Madrid para, coa colaboración doutras autoridades, convencer cada día que pasaba a máis e máis persoas acerca das túas bondades e do merecido que sería conseguir para ti a distinción que chegou despois.

Foron moitos estudos e traballos os que se realizaron ata conseguir que che metesen na lista de aspirantes, pero no camiño xurdiron decepcións e dificultades. Non todos tiñan fe en ti. Cheguei a escoitar de persoas con importantes responsabilidades públicas frases como: ?Alcalde, non entendo tanto empeño pola túa banda en conseguir a declaración de Patrimonio da Humanidade, xa que non che van a dar ningunha subvención?. Ignorante, pensei para min; a fatal política da subvención e a ignorancia facendo madeixa nos que tiñan que empuxar. Algunha daquelas persoas despois aparecería en público encomiando as túas virtudes e colgándose todas as medallas que atopaban polo camiño.

Recordo que nas visitas que fixen para promocionarche a varias poboacións europeas onde se celebraban foros de cidades con murallas, cando proxectaba as diapositivas que che mostraban, os ollos dos asistentes e os seus comentarios posteriores dicíano todo: non che coñecían e pensaban que era unha montaxe, que era imposible que foses romana, que estiveses enterita e eles sen sabelo.

Pero o importante non foi o que xa pasou, senón o que queda por vir, e o teu sobrevivirás novamente aos que hoxe che paseamos. Só pido e desexo algo máis de atención cara a ti, porque me parece ben que con motivo dos teus aniversarios móntense festas e actividades diversas, pero mentres tanto as luces que permiten percorrerche cando o sol desaparece aínda están sen arranxar. Preocúpame que por estraños criterios non se permitan as papeleiras que eviten a túa sucidade, mentres se consenten autenticas agresións visuais urbanísticas nas túas inmediacións. Que non sexas obxecto de protección e vixilancia ante a canallada habitual, que se permitan festas botellón encima túa igual que en calquera rúa ou xardín.

Cada semana visítoche varias veces para camiñar pola túa adarve e darme conta do luxo que temos os lucenses, e do pouco que o valoramos. Camiñar, correr, por unha muralla romana, en cantos lugares pódese facer?

Preocúpame a falta de rigor e de sensibilidade política cara ao que debería ser a prioridade desta cidade, que sen ti e sen o teu irmán, o Miño, non figuraría en ningún mapa. Feliz aniversario.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Arenas movedizas

En mis libros de texto del colegio había unas páginas dedicadas al entonces denominado “Sáhara español”. Fue español hasta que en 1976, de forma unilateral y vergonzosa, España abandonó la soberanía sobre aquellas tierras. Desde entonces y hasta que no se resuelva definitivamente sobre la soberanía del “Sahara Occidental”, España es su administradora oficial.

Hechas las presentaciones se preguntarán, igual que yo, cómo es posible que este territorio resulte gravemente agredido, por no decir invadido, y nuestras autoridades, los máximos responsables de nuestro gobierno, empezando por  Rodríguez Zapatero y la nueva Ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, hasta el momento en que escribo estas líneas, no hayan movido una ceja, ni realizado la menor crítica hacia el país agresor, Marruecos, limitándose a “lamentar” lo sucedido.

Ya se habla de decenas de muertos y miles de afectados, heridos y detenidos. Las pocas imágenes que han llegado a las televisiones muestran el asalto por la fuerza a un campamento saharaui y el posterior estado de sitio a la ciudad de El Aaiun, con la población amedrentada en el interior de sus edificios y los continuos incendios de vehículos y viviendas.

Pero lo que resulta todavía más inexplicable e injustificable es que nuestro gobierno, preso de su política de buen rollito con Marruecos cueste lo que cueste, o como le gusta repetir a Zapatero, “como sea”, sólo llamen  a la calma, pidan prudencia, o dicho de la forma más clara que puedo y sin perder la compostura, miren para otro lado.

Lugo, igual que otras ciudades de España, ha demostrado su solidaridad y su cariño en repetidas ocasiones con los más jóvenes de aquellas tierras. Y lo ha hecho acogiendo entre muchas familias lucenses a niños saharauis para que pasen todos los años unas semanas en nuestra provincia, disfrutando entre nosotros.

Frente a esta actitud, nuestro gobierno calla, olvida los compromisos que España tiene con el Sáhara, traiciona a sus gentes y nos deja en una posición de absoluta debilidad ante la estrategia invasora y belicista del monarca Alauí, que todavía no renuncia a territorios algo más próximos en la distancia como Ceuta y Melilla, y que desde esta semana ven debilitada su seguridad y españolidad por la actitud de quienes siempre acaban mirando para el lado contrario a donde está el problema.

Estoy seguro que las arenas de aquel desierto acabaran por convertirse en arenas movedizas y terminarán por engullir a los que hoy las traicionan, a los que mientras allí se derrama la sangre de ciudadanos españoles y saharauis, prefieren criticar las palabras del Papa en España a condenar los actos belicistas de Marruecos. Y si no se los tragan estas arenas movedizas lo harán las urnas, serán las que pondrán punto y final a este esperpéntico gobierno.

 

Areas movedizas

Nos meus libros de texto do colexio había unhas páxinas dedicadas ao entón denominado “Sahara español”. Foi español ata que en 1976, de forma unilateral e vergoñosa, España abandonou a soberanía sobre aquelas terras. Desde entón e ata que non se resolva definitivamente sobre a soberanía do “Sahara Occidental”, España é a súa administradora oficial.

Feitas as presentacións preguntaranse, igual que eu, como é posible que este territorio resulte gravemente agredido, por non dicir invadido, e as nosas autoridades, os máximos responsables do noso goberno, empezando por Rodríguez Zapatero e a nova Ministra de Exteriores, Trindade Jiménez, ata o momento en que escribo estas liñas, non movan unha cella, nin realizado a menor crítica cara ao país agresor, Marrocos, limitándose a “lamentar” o sucedido.

Xa se fala de decenas de mortos e miles de afectados, feridos e detidos. As poucas imaxes que chegaron ás televisións mostran o asalto pola forza a un campamento saharauí e o posterior estado de sitio á cidade do Aaiun, coa poboación amedrentada no interior dos seus edificios e os continuos incendios de vehículos e vivendas.

Pero o que resulta aínda máis inexplicable e inxustificable é que o noso goberno, preso da súa política de bo rolo con Marrocos custe o que custe, ou como lle gusta repetir a Zapatero, “como sexa”, só chamen á calma, pidan prudencia, ou dito da forma máis clara que podo e sen perder a compostura, miren para outro lado.

Lugo, igual que outras cidades de España, demostrou a súa solidariedade e o seu agarimo en repetidas ocasións cos máis novos daquelas terras. E fíxoo acollendo entre moitas familias lucenses a nenos saharauís para que pasen todos os anos unhas semanas na nosa provincia, gozando entre nós.

Fronte a esta actitude, o noso goberno cala, esquece os compromisos que España ten co Sahara, traizoa ás súas xentes e déixanos nunha posición de absoluta debilidade ante a estratexia invasora e belicista do monarca Alauí, que aínda non renuncia a territorios algo máis próximos na distancia como Ceuta e Melilla, e que desde esta semana ven debilitada a súa seguridade e españolidad pola actitude de quen sempre acaban mirando para o lado contrario onde está o problema.

Estou seguro que as areas daquel deserto acabasen por converterse en areas movedizas e terminarán por engulir aos que hoxe as traizoan, aos que mentres alí se derrama o sangue de cidadáns españois e saharauís, prefiren criticar as palabras do Papa en España a condenar os actos belicistas de Marrocos. E se non llos tragan estas areas movedizas farano as urnas, serán as que porán punto e final a este esperpéntico goberno.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Bienestar y Pobreza

Según Zapatero los españoles viven ahora mejor que en el 2004, cuando el PP dejó el Gobierno. Mariano Rajoy, datos oficiales en mano, le reprochó que no se puede hablar alegremente de bienestar cuando “tres de cada diez españoles llegan a fin de mes con dificultad o mucha dificultad, el 21% de la población residente en España está por debajo del umbral de la pobreza, el porcentaje de hogares españoles que no pueden pasar fuera de casa al menos una semana al año es del 40%, y  los ingresos medios anuales de los hogares españoles han disminuido un 3% desde el año pasado”.

Mientras se producía este cara a cara entre Rajoy y Zapatero los españoles conocíamos la memoria de Caritas correspondiente al año 2009. Durante al año pasado 800.000 personas buscaron ayuda y recibían de esta organización comida y otros artículos básicos y necesarios. Esta alarmante situación hizo que su secretario general hablase de un auténtico “estallido de la pobreza” en España.

800.000 pobres, sin paliativos. Personas que no pueden cubrir sus necesidades básicas para llegar a fin de mes. Esta cifra es casi el doble que la de hace 2 años. Estas escalofriantes cifras no necesitan del oropel de los discursos para convencer de lo que es la  pobreza en España.

Me gusta mucho caminar y lo hago siempre que puedo. En las calles de Madrid y Lugo, mis itinerarios obligados, siempre vi personas pidiendo limosna y/o buscando algo entre lo que los demás depositamos en los contenedores; también a otras dormir en bancos de la calle  cubiertos con cartones. Pero incluso desde un simple paseo se percibe cómo a esas personas se han ido sumando más y más cada año. Esto ha desbordado a los servicios sociales de comunidades autónomas y ayuntamientos, incapaces de cubrir la demanda de tantos y tantos vecinos; las “cocinas económicas” están exhaustas de trabajo, y los bancos y los contenedores cada día más solicitados. Me sobrecoge comprobar que mis vecinos más cercanos, no del tercer mundo, han pasado de apretarse el cinturón a tener que acudir a la ayuda de familiares, amigos u organizaciones como Cáritas.

En este dramático escenario Cáritas hace una labor impagable, como otras comunidades y organizaciones menos conocidas pero igualmente necesarias, y cuando ellos, que están al pié del cañón, nos hablan de una explosión de pobreza, resultan más hirientes las palabras de quienes, con la responsabilidad enorme de gobernar España, utilizan estadísticas debidamente cocinadas para intentar convencernos de que vivimos mejor que hace 6 años.

Mis apreciaciones callejeras me hacen temer por la próxima memoria de Caritas, la del 2010.

Por una vez me encantaría estar equivocado.

 

Benestar e Pobreza

Segundo Zapatero os españois viven agora mellor que no 2004, cando o PP deixou o Goberno. Mariano Rajoy, datos oficiais en man, reprochoulle que non se pode falar alegremente de benestar cando “tres de cada dez españois chegan a fin de mes con dificultade ou moita dificultade, o 21% da poboación residente en España está por baixo do limiar da pobreza, a porcentaxe de fogares españois que non poden pasar fóra de casa polo menos unha semana ao ano é do 40%, e os ingresos medios anuais dos fogares españois diminuíron un 3% desde o ano pasado”.

Mentres se producía este cara a cara entre Rajoy e Zapatero os españois coñeciamos a memoria de Caritas correspondente ao ano 2009. Durante ao ano pasado 800.000 persoas buscaron axuda e recibían desta organización comida e outros artigos básicos e necesarios. Esta alarmante situación fixo que o seu secretario xeral falase dun auténtico “estalido da pobreza” en España.

800.000 pobres, sen paliativos. Persoas que non poden cubrir as súas necesidades básicas para chegar a fin de mes. Esta cifra é case o dobre que a de fai 2 anos. Estas arrepiante cifras non necesitan do oropel dos discursos para convencer do que é a pobreza en España.

Gústame moito camiñar e fágoo sempre que podo. Nas rúas de Madrid e Lugo, os meus itinerarios obrigados, sempre vin persoas pedindo esmola e/ou buscando algo entre o que os demais depositamos nos colectores; tamén a outras durmir en bancos da rúa cubertos con cartóns. Pero ata desde un simple paseo percíbese como a esas persoas fóronse sumando máis e máis cada ano. Isto desbordou aos servizos sociais de comunidades autónomas e concellos, incapaces de cubrir a demanda de tantos e tantos veciños; as “cociñas económicas” están exhaustas de traballo, e os bancos e os colectores cada día máis solicitados. Me sobrecoge comprobar que os meus veciños máis próximos, non do terceiro mundo, pasaron de apertarse o cinto a ter que acudir á axuda de familiares, amigos ou organizacións como Cáritas.

Neste dramático escenario Cáritas fai un labor impagable, como outras comunidades e organizacións menos coñecidas pero igualmente necesarias, e cando eles, que están ao pié do canón, fálannos dunha explosión de pobreza, resultan máis ferintes as palabras de quen, coa responsabilidade enorme de gobernar España, utilizan estatísticas debidamente cociñadas para intentar convencernos de que vivimos mellor que fai 6 anos.

As miñas apreciacións rueiras fanme temer pola próxima memoria de Caritas, a do 2010.

Por unha vez encantaríame estar equivocado.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Al andar se hace Camino


Había oído a tantas personas contar sus experiencias realizando el Camino de Santiago, que ya tenía ganas. Y fue hace unos días cuando pude empezar a experimentar en mis propias piernas algunas de sus etapas.

Es verdad que tiene algo que engancha. Serán los paisajes que te rodean, será la soledad con tus pensamientos mientras avanzas y vences el cansancio, serán los hitos de piedra del camino que van indicándote los kilómetros que faltan para llegar a Santiago, serán los saludos de los numerosos peregrinos que están haciendo lo mismo que tú y que repiten sin cesar a su paso “buen camino”. Serán estas y otras cosas, pero si caminar es sano para el cuerpo, hacer el Camino es también saludable para el alma.

Siempre mantuve que todos los millones de euros que se invierten en un año santo deberían priorizarse en ofrecer un camino recuperado para el peregrino, una oferta de albergues y camas que no convierta cada etapa en una carrera para ver quién coge las plazas de alojamiento antes que los demás, una señalización adecuada y eliminar las todavía existentes muestras de feísmo urbanístico sembradas por las parroquias que atraviesa.

Si para ganar cada etapa del Camino hace falta esfuerzo e ilusión, en los caminos del futuro de España, parece que es suficiente con pactos a la carta de nuestro Presidente de Gobierno al que le basta con garantizar su permanencia, como dijo algún día, “como sea”. Pactos oscuros, de los que poco sabemos, pero que se resumen en ceder ante los que piden materias que hasta ahora eran incuestionables competencias del Estado, a cambio de que el inquilino del Palacio de la Moncloa tenga asegurado su alquiler durante los próximos 17 meses, es decir, lo que le queda a esta agónica legislatura.

Si completar 30 kilómetros en un día del Camino por momentos se hace eterno, aguantar 17 meses con sus días, semanas y horas empieza a parecerme insufrible. Y no son prisas como se dice desde el Gobierno, por llegar a gobernar, más bien es urgencia por cambiar el rumbo de las cosas. 17 meses mas caminado por rutas equivocadas, por direcciones prohibidas, por senderos al borde de barrancos, es algo que no nos merecemos los españoles. Supone dilapidar el esfuerzo de otras generaciones, enterrar muchos valores que nos transmitimos de padres a hijos y que ahora no sólo se desprecian sino que premian actitudes contrarias. No es sólo la economía española la que va cuesta abajo y sin freno, son los principios de nuestra convivencia, las reglas del juego que nos dimos entre todos hace ya años y ahora están en venta por un plato de lentejas, por 17 meses más de vivienda en La Moncloa.

Zapatero acaba de decirnos que “en un año y medio pueden pasar muchas cosas”. Sólo desearía que no pase lo que ya está pasando, que no siga subiendo el paro, subiendo los impuestos, y en definitiva aumentando el nivel de pobreza de los españoles. Al andar se hace el camino, pero hay que saber por dónde conviene andar.

 

Ao andar faise o Camiño

Había oído a tantas persoas contar as súas experiencias realizando o Camiño de Santiago, que xa tiña ganas. E foi fai uns días cando puiden empezar a experimentar nas miñas propias pernas algunhas das súas etapas.

É verdade que ten algo que engancha. Serán as paisaxes que che rodean, será a soidade cos teus pensamentos mentres avanzas e vences o cansazo, serán os fitos de pedra do camiño que van indicándoche os quilómetros que faltan para chegar a Santiago, serán os saúdos dos numerosos peregrinos que están facendo o mesmo que ti e que repiten sen cesar ao seu paso ?bo camiño?. Serán estas e outras cousas, pero se camiñar é san para o corpo, facer o Camiño é tamén saudable para a alma.

Sempre mantiven que todos os millóns de euros que se invisten nun ano santo deberían priorizarse en ofrecer un camiño recuperado para o peregrino, unha oferta de albergues e camas que non converta cada etapa nunha carreira para ver quen colle as prazas de aloxamento antes que os demais, unha sinalización adecuada e eliminar as aínda existentes mostras de feísmo urbanístico sementadas polas parroquias que atravesa.

Se para gañar cada etapa do Camiño fai falta esforzo e ilusión, nos camiños do futuro de España, parece que é suficiente con pactos á carta do noso Presidente de Goberno ao que lle basta con garantir a súa permanencia, como dixo algún día, “como sexa”. Pactos escuros, dos que pouco sabemos, pero que se resumen en ceder ante os que piden materias que ata agora eran incuestionables competencias do Estado, a cambio de que o inquilino do Palacio da Moncloa teña asegurado o seu aluguer durante os próximos 17 meses, é dicir, o que lle queda a esta agónica lexislatura.

Se completar 30 quilómetros nun día do Camiño por momentos faise eterno, aguantar 17 meses cos seus días, semanas e horas empeza a parecerme insufrible. E non son présas como se di desde o Goberno, por chegar a gobernar, máis ben é urxencia por cambiar o rumbo das cousas. 17 meses mais camiñado por rutas equivocadas, por direccións prohibidas, por carreiros ao bordo de barrancos, é algo que non nos merecemos os españois. Supón dilapidar o esforzo doutras xeracións, enterrar moitos valores que nos transmitimos de pais a fillos e que agora non só se desprezan senón que premian actitudes contrarias. Non é só a economía española a que vai costa abaixo e sen freo, son os principios da nosa convivencia, as regras do xogo que nos demos entre todos fai xa anos e agora están en venda por un prato de lentellas, por 17 meses máis de vivenda na Moncloa.

Zapatero acaba de dicirnos que “nun ano e medio poden pasar moitas cousas”. Só desexaría que non pase o que xa está pasando, que non siga subindo o paro, subindo os impostos, e en definitiva aumentando o nivel de pobreza dos españois. Ao andar faise o camiño, pero hai que saber por onde convén andar.

miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Presupuesto o Engaño?

Hace pocos días tenía lugar en el Congreso de los Diputados una de las escenas más clásicas y esperadas de todos los años, la entrega formal al Presidente del Congreso del borrador del proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado. Con el paso de los años el acto protocolario sólo ha cambiado en sustituir toneladas de papel por un CD o un pendrive, o colgarlo en Internet para su consulta universal.

En los días previos a conocer el documento las dudas e intrigas políticas estaban exclusivamente centradas en conocer qué votos lograría sumar el gobierno a los de su grupo parlamentario para así tener asegurada su aprobación. Despejada la incógnita con el apoyo de los 6 diputados del PNV, ya sólo quedaba conocer la letra de tan importante documento.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define PRESUPUESTAR como “Formar el cómputo de los gastos o ingresos, o de ambas cosas que resultan de un negocio público o privado”. También como “Incluir una partida en el presupuesto del Estado”. Quedémonos con ésta última y veamos qué nos dice este diccionario sobre el significado de “PRESUPUESTO”: “Cómputo anticipado del coste de una obra o de los gastos y rentas de una corporación”, o “Cantidad de dinero calculado para hacer frente a los gastos generales de la vida cotidiana, de un viaje, etc.”.

Es decir, que para llegar al día de la foto en el Congreso antes alguien hizo el cómputo anticipado de gastos o ingreso de todas las obras que se quieren hacer, contando con el dinero  necesario para hacer frente a esos gastos y para poder incluir todas las partidas necesarias.

Cada año se hacen previsiones de lo que se pagará en ese periodo, y de lo que se dejará para años venideros, y ahí es donde se destapan algunas vergüenzas de las cuentas del 2011. Concretamente en lo que afectan a la provincia de Lugo vemos cambios entre las previsiones que para el próximo año hacían en 2010 y lo presupuestado realmente ahora. Sólo en la A-8, la autovía del Cantábrico, reducen de 98 a 34 millones; aparecen multitud de partidas con la misma cantidad simbólica en todas ellas:134.100€; desaparecen obras que estaban previstas y presupuestadas en años anteriores, como la Ronda Oeste de Ribadeo; se retrasan las fechas de finalización de importantes obras ya comprometidas y modificadas todos los años – así, la autovía entre Lugo y Santiago finalizaría, por ahora, en 2015, la del Cantábrico en 2014, y el tren de alta velocidad sigue solamente previsto en estudios y no en obras reales - o finalmente por no alargar la lista, las cantidades mayores figuran siempre en las anualidades de 2014 mientras las del 2011 aparecen casi desnudas de contenido.

Vuelvo al diccionario y encuentro dos definiciones que pueden encajar con todo lo anterior: “Dar a la mentira apariencia de verdad” o “Inducir a alguien a tener por cierto lo que no lo es, valiéndose de palabras o de obras aparentes y fingidas”.
Ambas se corresponden con la palabra ENGAÑO.

Orzamento ou Engano?

Hai poucos días tiña lugar no Congreso dos Deputados unha das escenas máis clásicas e esperadas de todos os anos, a entrega formal ao Presidente do Congreso do borrador do proxecto de Lei dos Orzamentos Xerais do Estado. Co paso dos anos o acto protocolario só cambiou en substituír toneladas de papel por un CD ou un pendrive, ou colgalo en Internet para a súa consulta universal.

Nos días previos a coñecer o documento as dúbidas e intrigas políticas estaban exclusivamente centradas en coñecer que votos lograría sumar o goberno aos do seu grupo parlamentario para así ter asegurada a súa aprobación. Despexada a incógnita co apoio dos 6 deputados do PNV, xa só quedaba coñecer a letra de tan importante documento.

O Dicionario da Real Academia da Lingua Española define ORZAR como “Formar o cómputo dos gastos ou ingresos, ou de ambas as cousas que resultan dun negocio público ou privado”. Tamén como “Incluír unha partida no orzamento do Estado”. Quedémonos con esta última e vexamos que nos di este dicionario sobre o significado de “ORZAMENTO”: “Cómputo anticipado do custo dunha obra ou dos gastos e rendas dunha corporación”, ou “Cantidade de diñeiro calculado para facer fronte aos gastos xerais da vida cotiá, dunha viaxe, etc.”.

É dicir, que para chegar ao día da foto no Congreso antes alguén fixo o cómputo anticipado de gastos ou ingreso de todas as obras que se queren facer, contando co diñeiro necesario para facer fronte a eses gastos e para poder incluír todas as partidas necesarias.

Cada ano fanse previsións do que se pagará nese período, e do que se deixará para anos vindeiros, e aí é onde se destapan algunhas vergoñas das contas do 2011. Concretamente no que afectan á provincia de Lugo vemos cambios entre as previsións que para o próximo ano facían en 2010 e o orzado realmente agora. Só na A-8, a autovía do Cantábrico, reducen de 98 a 34 millóns; aparecen multitude de partidas coa mesma cantidade simbólica en todas elas:134.100 €; desaparecen obras que estaban previstas e orzadas en anos anteriores, como a Rolda Oeste de Ribadeo; atrásanse as datas de finalización de importantes obras xa comprometidas e modificadas todos os anos; así, a autovía entre Lugo e Santiago finalizaría, por agora, en 2015, a do Cantábrico en 2014, e o tren de alta velocidade segue soamente previsto en estudos e non en obras reais - ou finalmente por non alargar a lista, as cantidades maiores figuran sempre nas anualidades de 2014 mentres as do 2011 aparecen case espidas de contido.

Volvo ao dicionario e encontro dúas definicións que poden encaixar con todo o anterior: “Dar á mentira aparencia de verdade” ou “Inducir a alguén a ter por certo o que non o é, valéndose de palabras ou de obras aparentes e finxidas”.

Ambas se corresponden coa palabra ENGANO.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Verdad y Certeza

Decir la verdad a los ciudadanos en todo momento es algo que no todos practican, y tenemos múltiples ejemplos. El más reciente e imperdonable lo recordaremos por mucho tiempo, y me refiero al presidente Zapatero diciendo una y otra vez que no estábamos atravesando una crisis económica, para después reconocerla y mentir nuevamente al afirmar que ya estábamos saliendo de ella. Ahora, más recientemente, nos dice además que las personas sin trabajo pero haciendo cursos de formación, en realidad no son parados sino que trabajan para España.

Los gallegos debemos saber que el gobierno central está exigiendo al autonómico que devuelva 2.500 millones de euros que la actual Xunta no pidió. La cifra sólo fue fruto de las malas previsiones del gobierno de ZP y de los delirios de gasto del bipartito anterior. Se le exige su devolución en 5 años, a razón de 500 millones de euros al año, cuando el propio Estado tardaría en pagar esta cifra 15 años. Ésta es la verdad. Y ante esta situación injusta, Feijoo y su gobierno están planteando algo que parece razonable: incrementar el plazo de tiempo para devolver este dinero de 5 a 10 años, de forma que el impacto en los presupuestos de inversiones para los próximos años sea menor.

Este trato a Galicia contrasta con el que el Partido Socialista está ofreciendo al Partido Nacionalista Vasco  para que, a cambio de 400 millones de euros extras en políticas de empleo, le venda los 6 votos del Grupo Vasco en el Congreso de los Diputados que necesita para aprobar los próximos Presupuestos para 2011. Ésta es la doble vara de medir.

La certeza también está presente en esta historia. Además de conocer la verdad, para Feijoo es importante que los gallegos tengan claro y seguro que para poder seguir recibiendo servicios públicos de calidad,  van a  priorizar el gasto en unos presupuestos austeros: congelarán el número de empleados públicos, buscarán formulas de pago aplazadas para las inversiones productivas, y no abandonarán ninguna obra que ya fuese comenzada por este gobierno, al tiempo que se priorizarán las nuevas infraestructuras pendientes.

Todo esto frente al dinero malgastado en el Plan E, los cheques bebes que se prometieron para rápidamente esfumarse o los 400 euros prometidos un año para retirarlos al siguiente. Certeza frente a pérdida de credibilidad. Verdad frente a engaño.

En Galicia al timón de nuestro barco tenemos un capitán sensato y prudente, que tiene  a la verdad y a la certeza como principales valores en su forma de gobernar. Sus palabras suenan sinceras y su ejemplo diario las avala. En las mismas aguas, otros barcos más grandes mantienen un día un rumbo y al siguiente el contrario. A bordo llevan un capitán y una tripulación con las ideas agotadas y sin más ilusión que seguir de crucero hasta el 2012. Sólo falta saber si todos los que vamos a bordo, los 47 millones de españoles, no acabamos antes mareados o presenciando un motín a bordo.

Verdade e Certeza

Dicir a verdade aos cidadáns en todo momento é algo que non todos practican, e temos múltiples exemplos. O máis recente e imperdoable recordarémolo por moito tempo, e refírome ao presidente Zapatero dicindo unha e outra vez que non estabamos atravesando unha crise económica, para despois recoñecela e mentir novamente ao afirmar que xa estabamos saíndo dela. Agora, máis recentemente, dinos ademais que as persoas sen traballo pero facendo cursos de formación, en realidade non son parados senón que traballan para España.

Os galegos debemos saber que o goberno central está esixindo ao autonómico que devolva 2.500 millóns de euros que a actual Xunta non pediu. A cifra só foi froito das malas previsións do goberno de ZP e dos delirios de gasto do bipartito anterior. Esíxeselle a súa devolución en 5 anos, a razón de 500 millóns de euros ao ano, cando o propio Estado tardaría en pagar esta cifra 15 anos. Esta é a verdade. E ante esta situación inxusta, Feijoo e o seu goberno están expondo algo que parece razoable: incrementar o prazo de tempo para devolver este diñeiro de 5 a 10 anos, de forma que o impacto nos orzamentos de investimentos para os próximos anos sexa menor.

Este trato a Galicia contrasta co que o Partido Socialista está ofrecendo ao Partido Nacionalista Vasco para que, a cambio de 400 millóns de euros extras en políticas de emprego, véndalle os 6 votos do Grupo Vasco no Congreso dos Deputados que necesita para aprobar os próximos Orzamentos para 2011. Esta é a dobre vara de medir.

A certeza tamén está presente nesta historia. Ademais de coñecer a verdade, para Feijoo é importante que os galegos teñan claro e seguro que para poder seguir recibindo servizos públicos de calidade, van priorizar o gasto nuns orzamentos austeros: conxelarán o número de empregados públicos, buscarán formulas de pago aprazadas para os investimentos produtivos, e non abandonarán ningunha obra que xa fose comezada por este goberno, á vez que se priorizarán as novas infraestruturas pendentes.
Todo isto fronte ao diñeiro malgastado no Plan E, os cheques bebes que se prometeron para rapidamente esfumarse ou os 400 euros prometidos un ano para retiralos ao seguinte. Certeza fronte a perda de credibilidade. Verdade fronte a engano.

En Galicia ao temón do noso barco temos un capitán sensato e prudente, que ten á verdade e á certeza como principais valores na súa forma de gobernar. As súas palabras soan sinceras e o seu exemplo diario aválaas. Nas mesmas augas, outros barcos máis grandes manteñen un día un rumbo e ao seguinte o contrario. A bordo levan un capitán e unha tripulación coas ideas esgotadas e sen máis ilusión que seguir de cruceiro ata o 2012. Só falta saber se todos os que imos a bordo, os 47 millóns de españois, non acabamos antes mareados ou presenciando un motín a bordo.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Mucho ruido y pocas... novedades

Termina el verano, estación pensada para el relax y el descanso. Siempre supuse que el descanso entre otras cosas llevaba consigo un cierto ambiente alejado de los ruidos habituales que invaden el día a día de nuestras ciudades.

Pero lo cierto es que hoy en una playa, en casi todas las playas, es difícil abstraerse de los ruidos que rodean al que intenta pasear, leer, o simplemente tomar el sol. No es raro que las motos de agua aparezcan solitarias o en grupo y nos deleiten con su manía de dar vueltas sobre si mismas provocando olas para hacer más divertido su paseo, al tiempo que menean hasta el mareo a los usuarios de pedaletas. Pero tampoco es de extrañar escuchar la música de algún chiringuito, las bocinas de coches que han quedado bloqueados por otros automóviles, los gritos de alguna pandilla que todavía no digirió totalmente el alcohol de la noche anterior, o los acelerones de algún motero que de esta forma nos anuncia que tiene una buena máquina.

Son sólo algunos ejemplos de las torturas auditivas que podemos encontrar en esos lugares que antaño eran de descanso y cada día cuesta más soportar.

Pero las ciudades tampoco se quedan atrás. Hasta hace relativamente poco tiempo vivir en las proximidades de una zona verde, de un parque, era garantía de tranquilidad, de escuchar solamente el chirriar de las cadenas de los columpios, algún grito de niños y el trinar de los pájaros. Hoy estos sonidos han sido sustituidos por otros más poderosos, y así, a cualquier hora lo que escucharan los vecinos de estos anhelados lugares, serán los rugidos de las maquinas de podar o de soplar las hojas caídas. Rugidos que con total seguridad rebasan los decibelios permitidos en las Ordenanzas de contaminación acústica que los propios ayuntamientos, que a todo buen vecino o propietario de negocio hacen cumplir bajo amenaza de sanción o cierre, incumplen con sus operarios o empresas de servicios.

Mucho ruido sí, y pocas novedades que compensen este desasosiego. Las únicas han sido los anuncios de la necesidad de subir los impuestos “porque en España están muy bajos" (Pepe Blanco), los de la Ministra Salgado diciendo lo contrario, la ausencia de Zapatero en su cita minera de Rodiezmo, y también su todavía inexplicable actitud de boicot y ausencia en el Xacobeo 2010.

Mientras, en Lugo se siguen levantando aceras, tirando cafeterías para después hacer otra nueva en las inmediaciones de la derribada, y sobre todo se siguen subiendo pisos y pisos en las Cuestas del Parque, completando la muralla de cemento por la que pasarán a la historia nuestros actuales gobernantes municipales. Por su falta de sensibilidad y por no haber sabido encontrar soluciones o alternativas a un proyecto que sólo ellos impulsaron y favorecieron, sabe Dios por qué, y que dejara profunda huella en nuestra ciudad como mejor ejemplo de lo que no se debe hacer.

Moito ruído e poucas... novidades

Termina o verán, estación pensada para o relax e o descanso. Sempre supuxen que o descanso entre outras cousas levaba consigo un certo ambiente afastado dos ruídos habituais que invaden o día a día das nosas cidades.

Pero o certo é que hoxe nunha praia, en case todas as praias, é difícil abstraerse dos ruídos que rodean ao que intenta pasear, ler, ou simplemente tomar o sol. Non é raro que as motos de auga aparezan solitarias ou en grupo e deléitennos coa súa teima de dar voltas sobre se mesmas provocando ondas para facer máis divertido o seu paseo, á vez que menean ata o mareo aos usuarios de pedaletas. Pero tampouco é de estrañar escoitar a música dalgún chiringuito, as bucinas de coches que quedaron bloqueados por outros automóbiles, os berros dalgunha cuadrilla que aínda non dixeriu totalmente o alcol da noite anterior, ou os aceleróns dalgún moteiro que desta forma anúncianos que ten unha boa máquina.

Son só algúns exemplos das torturas auditivas que podemos atopar neses lugares que outrora eran de descanso e cada día custa máis soportar.

Pero as cidades tampouco quedan atrás. Ata fai relativamente pouco tempo vivir nas proximidades dunha zona verde, dun parque, era garantía de tranquilidade, de escoitar soamente o chirriar das cadeas das randeeiras, algún berro de nenos e o trinar dos paxaros. Hoxe estes sons foron substituídos por outros máis poderosos, e así, a calquera hora o que escoitasen os veciños destes anhelados lugares, serán os ruxidos das maquinas de podar ou de soprar as follas caídas. Ruxidos que con total seguridade pasan os decibel permitidos nas Ordenanzas de contaminación acústica que os propios concellos, que a todo bo veciño ou propietario de negocio fan cumprir baixo ameaza de sanción ou peche, incumpren cos seus operarios ou empresas de servizos.

Moito ruído si, e poucas novidades que compensen este desasosego. As únicas foron os anuncios da necesidade de subir os impostos “porque en España están moi baixos" (Pepe Branco), os da Ministra Salgado dicindo o contrario, a ausencia de Zapatero na súa cita mineira de Rodiezmo, e tamén a súa aínda inexplicable actitude de boicot e ausencia no Xacobeo 2010.

Mentres, en Lugo séguense levantando beirarrúas, tirando cafeterías para despois facer outra nova nas inmediacións da derrubada, e sobre todo séguense subindo pisos e pisos nas Costas do Parque, completando a muralla de cemento pola que pasarán á historia nosos actuais gobernantes municipais. Pola súa falta de sensibilidade e por non saber atopar solucións ou alternativas a un proxecto que só eles impulsaron e favoreceron, sabe Deus por que, e que deixase profunda pegada na nosa cidade como mellor exemplo do que non se debe facer.

miércoles, 28 de julio de 2010

Cambiar la peana y conservar el santo

Acaba de terminar una semana calentita en el panorama político español. Calentita de pasión y tensión, pero fría en resultados prácticos para los españoles. Las buenas noticias sólo siguen llegando de la mano y de las piernas de nuestros deportistas, y así los éxitos de  Nadal, Alonso, Contador y otros, eclipsan el debate del estado de la Nación y las propuestas de resolución derivadas de este debate.

De este debate quedan ya solamente algunas perlas para la historia, y poco más. Aquí tienen algunas de ellas pronunciadas por ZP: reiteradas referencias a la Ley de Economía Sostenible, “para impulsar la renovación del modelo de crecimiento”, satisfacción porque “tras seis trimestres de descenso consecutivos del producto interior bruto, salimos de la recesión con un crecimiento intertrimestral de más del 0,1%”, o la referencia a los sindicatos diciendo que entre los objetivos de sus reformas “no figura el debilitamiento de los sindicatos, que nadie lo espere, siguen siendo la mejor representación de los trabajadores”.

Sobre estas tres perlas permítanme otros tres comentarios, éstos de mi cosecha. La Ley de Economía Sostenible que ZP citó en media docena de ocasiones en el debate duerme en un cajón desde hace casi un año y sin voluntad de someterla al trámite parlamentario ante su debilidad numérica y política. Atribuirse como un éxito de gestión el alcanzar un 0,1% de crecimiento intertrimestral es como sacar un 2 en vez de un cero y creerse un buen estudiante. En cuanto al guiño a los sindicatos, será para frenar la convocatoria de las huelgas anunciadas, porque  de momento para que lo inviten a Rodiezmo no ha servido, y eso que también dijo en alguna de sus subidas a la tribuna que “yo he ido muchos años a Rodiezmo; me siento muy a gusto entre los mineros de León y Asturias e iré muchos años más”. Pues este año va a ser que no, y así Zapatero no estará en el mitin de Rodiezmo por primera vez desde que lidera el PSOE. No estará porque no ha sido invitado por los suyos, lo que ha permitido al alcalde de esa localidad leonesa afirmar “no sé a dónde nos quiere llevar este hombre, no puede venir aquí todos los años a sacar pecho con las subidas de pensiones y luego meter este recorte”.

Este año no veremos la foto del ultimo año con Zapatero entre Leire Pajín y Bibiana Aído, las dos con el puño en alto, cantando La internacional.

Pero ahora tocan vacaciones, que como define el diccionario es "tomar un descanso total en un período determinado, principalmente para prevenir estrés u otras patologías”.
Pues eso, que el descanso total nos haga olvidar la afirmación de Zapatero de “voy a seguir este camino, cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”. Para echarse a temblar. Quizás por ello Rajoy le dijo en referencia a un posible cambio de ministros como remedio a tanta ineficacia, aquello de “no los cambie porque, ¿de que sirve cambiar la peana y conservar el santo?”.

Cambiar a peana e conservar o santo

Acaba de terminar unha semana calentita no panorama político español. Calentita de paixón e tensión, pero fría en resultados prácticos para os españois. As boas noticias só seguen chegando da man e das pernas dos nosos deportistas, e así os éxitos de Nadal, Alonso, Contador e outros, eclipsan o debate do estado da Nación e as propostas de resolución derivadas deste debate.

Deste debate quedan xa soamente algunhas perlas para a historia, e pouco máis. Aquí teñen algunhas delas pronunciadas por ZP: reiteradas referencias á Lei de Economía Sostible, "para impulsar a renovación do modelo de crecemento", satisfacción porque "tras seis trimestres de descenso consecutivos do produto interior bruto, saímos da recesión cun crecemento intertrimestral de máis do 0,1%", ou a referencia aos sindicatos dicindo que entre os obxectivos das súas reformas "non figura o debilitamiento dos sindicatos, que ninguén o espere, seguen sendo a mellor representación dos traballadores".

Sobre estas tres perlas permítanme outros tres comentarios, estes de a miña colleita. A Lei de Economía Sostible que ZP citou en media ducia de ocasións no debate dorme nun caixón desde fai case un ano e sen vontade de sometela ao trámite parlamentario ante a súa debilidade numérica e política. Atribuírse como un éxito de xestión o alcanzar un 0,1% de crecemento intertrimestral é como sacar un 2 no canto dun cero e crerse un bo estudante. En canto á chiscadela aos sindicatos, será para frear a convocatoria das folgas anunciadas, porque de momento para que o inviten a Rodiezmo non serviu, e iso que tamén dixo nalgunha das súas subidas á tribuna que "eu fun moitos anos a Rodiezmo; síntome moi a gusto entre os mineiros de León e Asturias e irei moitos anos máis". Pois este ano vai ser que non, e así Zapatero non estará no mitin de Rodiezmo por primeira vez desde que lidera o PSOE. Non estará porque non foi invitado polos seus, o que permitiu ao alcalde desa localidade leonesa afirmar "non se onde quérenos levar este home, non pode vir aquí todos os anos a sacar peito coas subidas de pensións e logo meter este recorte".

Este ano non veremos a foto do ultimo ano con Zapatero entre Leire Pajín e Bibiana Aído, as dúas co puño no alto, cantando A internacional.

Pero agora tocan vacacións, que como define o dicionario é "tomar un descanso total nun período determinado, principalmente para previr tensión ou outras patoloxías".
Pois iso, que o descanso total fáganos esquecer a afirmación de Zapatero de "vou seguir este camiño, custe o que custe e cústeme o que me custe". Para botarse a tremer. Quizais por iso Rajoy díxolle en referencia a un posible cambio de ministros como remedio a tanta ineficacia, aquilo de "non os cambie porque, de que serve cambiar a peana e conservar o santo?".

miércoles, 14 de julio de 2010

¡Marchando una de pulpo!

A estas alturas todos sabemos que se jugó un mundial de fútbol y que la selección nacional española es la campeona del mundo. Titulares como éstos lo acreditan: “Campeones del mundo”, “11J para la historia de España”, “..De aquí a la eternidad”, “Gracias España”, “La roja reina”, etc..

Al margen de lo deportivo, si algo pareció surrealista fueron las escenas de un pulpo que, ante decenas de cámaras de televisión y millones de espectadores,  decidía qué mejillón comerse primero entre un menú de dos opciones. Las probabilidades de acertar serían idénticas jugando a lanzar una moneda al aire, en ambos casos del 50%. Pero la diferencia estuvo en que era un pulpo el que elegía cara o cruz, y no cualquiera de los mortales los que hacíamos la predicción. Gran poder de convocatoria la del cefalópodo.

Tomen nota los pulpeiros y restauradores gallegos y especialmente de cara al próximo San Froilan porque nunca se habló y probablemente no se vuelva a hablar tanto de pulpo en todo el mundo. Aprovechen el tirón publicitario y gratuito.

Quienes aprovecharon bien el momento fueron los fabricantes y vendedores de banderas rojigüalda, banderas de España, quién nos lo iba a decir. Estos días hasta en Lugo pudimos ver la venta ambulante de enseñas y diferentes objetos con los colores de nuestra bandera.

Desde los tiempos ya remotos previos a la transición democrática yo no había visto a tanta gente, con ideologías, edades y puntos de residencia tan diversos, sacar con orgullo y sin complejos una bandera de España al balcón, a la calle o en el coche. Hasta hace muy poquito semejante osadía hubiese supuesto para el valiente el calificativo de “facha” y en determinados lugares de España el riesgo de sufrir una agresión. Pero ahora gracias a una nueva generación de deportistas, no solamente futbolistas, la imagen de nuestra bandera, la de España, y la música de nuestro himno son algo que identificamos con sentimientos de orgullo y emoción.

Mi única duda es si esta euforia y autoestima se difuminarán cuando no lleguen los éxitos deportivos. Por ahora seguiremos cantando eso de “soy español, español, español…” a pesar de que algunos dirigentes y políticos en España hasta hace dos días sentían alergia por estos colores y decían que la nación española es un “concepto discutible y discutido”. Para ellos su irresponsable filosofía, y para nosotros ¡marchando una de pulpo!. Celebremos que una nueva generación de jóvenes españoles ha conseguido sacar del baúl de los recuerdos las banderas y los sentimientos de orgullo de muchos españoles.

Como decía un aficionado del pueblo de Iniesta,"Lo que  más me alegra es que vamos a pasar un mes sin hablar de Zapatero".

Ahora entenderán muchos por qué el debate sobre el estado de la Nación se celebra precisamente en esta semana. Decían que solo era cosa de Franco utilizar el fútbol para tapar los problemas.  “Cosas veredes, Sancho, que non creederes”, reflexionaba Don Quijote con mas razón.

¡Marchando unha de polbo!

A estas alturas todos sabemos que se xogou un mundial de fútbol e que a selección nacional española é a campioa do mundo. Titulares como estes o acreditan: “Campións do mundo”, “11J para a historia de España”, “De aquí á eternidade”, “Grazas España”, “A vermella raíña”, ...

Á marxe do deportivo, se algo pareceu surrealista foron as escenas dun polbo que, ante decenas de cámaras de televisión e millóns de espectadores, decidía que mexillón comer primeiro entre un menú de dúas opcións. As probabilidades de acertar serían idénticas xogando a lanzar unha moeda ao aire, en ambos os casos do 50%. Pero a diferenza estivo en que era un polbo o que elixía cara ou cruz, e non calquera dos mortais os que faciamos a predición. Gran poder de convocatoria a do cefalópodo.

Tomen nota os pulpeiros e restauradores galegos e especialmente de face ao próximo San Froilan porque nunca se falou e probablemente non se volva a falar tanto de polbo en todo o mundo. Aproveiten o tirón publicitario e gratuíto.

Quen aproveitaron ben o momento foron os fabricantes e vendedores de bandeiras rojigualda, bandeiras de España, quen nolo ía a dicir. Estes días ata en Lugo puidemos ver a venda ambulante de insignias e diferentes obxectos coas cores da nosa bandeira.
Desde os tempos xa remotos previos á transición democrática eu non vira a tanta xente, con ideoloxías, idades e puntos de residencia tan diversos, sacar con orgullo e sen complexos unha bandeira de España ao balcón, á rúa ou no coche. Ata fai moi pouquiño semellante ousadía supuxese para o valente o cualificativo de “facha” e en determinados lugares de España o risco de sufrir unha agresión. Pero agora grazas a unha nova xeración de deportistas, non soamente futbolistas, a imaxe da nosa bandeira, a de España, e a música do noso himno son algo que identificamos con sentimentos de orgullo e emoción.

A miña única dúbida é se esta euforia e autoestima se difuminarán cando non cheguen os éxitos deportivos. Por agora seguiremos cantando iso de “son español, español, español…” a pesar de que algúns dirixentes e políticos en España ata fai dous días sentían alerxia por estas cores e dicían que a nación española é un “concepto discutible e discutido”. Para eles a súa irresponsable filosofía, e para nós ¡marchando unha de polbo!. Celebremos que unha nova xeración de mozos españois conseguiu sacar do baúl dos recordos as bandeiras e os sentimentos de orgullo de moitos españois.

Como dicía un afeccionado do pobo de Iniesta,"O que máis me alegra é que imos pasar un mes sen falar de Zapatero".

Agora entenderán moitos por que o debate sobre o estado da Nación celébrase precisamente nesta semana. Dicían que só era cousa de Franco utilizar o fútbol para tapar os problemas. “Cousas veredes, Sancho, que non crederes”, reflexionaba Don Quixote con mais razón.

miércoles, 30 de junio de 2010

Lucus Augusti 2010

Coincido con las apreciaciones que en este mismo diario, El Progreso, Miguel Olarte y otras firmas  han publicado en estos últimos días referidas a la fiesta que se vivió en Lugo este fin de semana.

La época es propicia, tormentas aparte, y a ello añadiríamos las ganas del personal por disfrutar de una vez por todas del sol y  las altas temperaturas tras un duro y largo invierno que ya no recuerdo cuándo empezó.

Pero también el Arde Lucus tiene algo de morbo por el poder portar vestimentas de fácil confección con grandes posibilidades de compartir en familias, pandillas de amigos... No hay que trabajarse mucho la imaginación porque el surtido es limitado, pero resultón. Aunque también coincido con quien opina que falta rigor en los trajes. Hay que poner más cuidado sino queremos ver al capitán Garfio y a Campanilla en próximas ediciones mezclados con celtas y romanos.

Por todo ello este tipo de festejos están llamados al éxito y a la participación masiva, aunque lo de 450.000 asistentes durante el fin de semana parece algo exagerado y propio de quien vive obsesionado con batir récords todos los días.

Pero la fiesta se acabó y hoy me pregunto que pensarían aquellos romanos que fundaron Lucus Augusti de lo que hoy se cuece por nuestra Hispania. Sin duda aquellos Sénecas a pesar de las traiciones y las brutalidades de su época, tardarían en comprender nuestra gobernanza y forma de proceder. A pesar de su opulencia y poderío les costaría admitir nuestra forma de gastar con cargo al erario público, nuestra configuración de estado con 17 parlamentos además del Congreso y el Senado, nuestros 17 gobiernos autónomos más el de la nación, cada día menos respetado, los miles de entes públicos de toda índole, y por si fuera poco, la apetencia compartida por cualquier regidor local de contar con dotaciones e infraestructuras que en otros lugares del planeta se comparten con localidades próximas para mayor eficiencia y racionalidad, y que aquí son exclusivas de cada pueblo con independencia de su tamaño.

Aquellos romanos que con sus grandes conocimientos de ingeniería y estrategia construían vías de comunicación e infraestructuras, no darían crédito a la megalomanía de las construcciones de hoy, y así se preguntarían por qué gastar tantos millones de euros en un puente de las características del que ahora se está haciendo en Lugo cuando por menos de la mitad se podría resolver el problema de trafico para cruzar el Miño sin el impacto ambiental tan brutal que paradójicamente el Ministerio de Medio Ambiente no quiere ver y exime de evaluación de impacto ambiental a este proyecto mas propio de Nerón que de Paulo Fabio Máximo.

De saber estos problemas aquellos romanos nos habrían hecho un gran favor al tiempo que nos ahorrarían millones de euros si cuando construyeron su puente en Lugo le hubiesen dado un par de metros más al ancho de la calzada. Lástima de previsión de aquel ingeniero que no llego a imaginar a los gobernantes de 2000 años después.

Lucus Augusti 2010

Coincido coas apreciacións que neste mesmo diario, O Progreso, Miguel Olarte e outras firmas publicaron nestes últimos días referidas á festa que se viviu en Lugo este fin de semana.

A época é propicia, tormentas aparte, e a iso engadiriamos as ganas do persoal por gozar dunha vez por todas do sol e as altas temperaturas tras un duro e longo inverno que xa non recordo cando empezou.

Pero tamén o Arde Lucus ten algo de morbo polo poder portar vestimentas de fácil confección con grandes posibilidades de compartir en familias, cuadrillas de amigos... Non hai que traballarse moito a imaxinación porque a variedade é limitado, pero resultón. Aínda que tamén coincido con quen opina que falta rigor nos traxes. Hai que pór máis coidado senón queremos ver ao capitán Garfio e a Campanilla en próximas edicións mesturados con celtas e romanos.

Por todo iso este tipo de festexos están chamados ao éxito e á participación masiva, aínda que o de 450.000 asistentes durante o fin de semana parece algo esaxerado e propio de quen vive obsesionado con bater marcas todos os días.

Pero a festa acabouse e hoxe pregúntome que pensarían aqueles romanos que fundaron Lucus Augusti do que hoxe se coce pola nosa Hispania. Sen dúbida aqueles Sénecas a pesar das traizóns e as brutalidades da súa época, tardarían en comprender a nosa gobernanza e forma de proceder. A pesar da súa opulencia e poderío custaríalles admitir a nosa forma de gastar con cargo ao erario público, a nosa configuración de estado con 17 parlamentos ademais do Congreso e o Senado, os nosos 17 gobernos autónomos máis o da nación, cada día menos respectado, os miles de entes públicos de toda índole, e aínda por riba, a apetencia compartida por calquera rexedor local de contar con dotacións e infraestruturas que noutros lugares do planeta compártense con localidades próximas para maior eficiencia e racionalidade, e que aquí son exclusivas de cada pobo con independencia do seu tamaño.

Aqueles romanos que cos seus grandes coñecementos de enxeñería e estratexia construían vías de comunicación e infraestruturas, non darían crédito á megalomanía das construcións de hoxe, e así se preguntarían por que gastar tantos millóns de euros nunha ponte das características do que agora se está facendo en Lugo cando por menos da metade poderíase resolver o problema de trafico para cruzar o Miño sen o impacto ambiental tan brutal que paradoxalmente o Ministerio de Medio Ambiente non quere ver e exime de avaliación de impacto ambiental a este proxecto mais propio de Nerón que de Paulo Fabio Máximo.

De saber estes problemas aqueles romanos fixéronnos un gran favor á vez que nos aforrarían millóns de euros se cando construíron a súa ponte en Lugo déronlle un par de metros máis ao ancho da calzada. Mágoa de previsión daquel enxeñeiro que non chego a imaxinar aos gobernantes de 2000 anos despois.

miércoles, 16 de junio de 2010

Pisto

Recuerdo de mi infancia monfortina un plato que bajo el nombre de pisto estaba entre mis favoritos. Lo recordaba como una mezcla de diferentes hortalizas y huevo. Hoy he querido cerciorarme del significado correcto de la palabra y acudiendo al diccionario he leído: “Guiso de pimientos, tomates, cebolla, calabacín y otros alimentos picados y revueltos, que se fríen lentamente”. También tiene otras acepciones como “desorden o mezcolanza”.

No es mi intención convertir este artículo en una receta de cocina, aunque podría resultar más práctico, pero la verdad es que los últimos acontecimientos de estos días me han recordado a este popular plato, sobre todo por lo de mezcolanza.

Como en toda receta los ingredientes no se precisan en la misma cantidad, ni resulta indiferente el orden en que se van añadiendo a la cazuela. Por eso y ya en nuestra receta social, el pisto de esta semana ha tenido como ingredientes principales a la huelga, el fracaso del diálogo social para la reforma  laboral y los anuncios de nuevas subidas de impuestos para reducir el déficit público.

El secreto para conseguir el punto de una fritura de verduras es saltear siguiendo un orden: primero la cebolla, después las berenjenas, los calabacines y al final, los tomates. En el pisto de la política nacional también el orden en que se toman y aplican las necesarias medidas es vital para que el resultado sea digerible.

Así compartirán conmigo que no es lo mismo subir los impuestos que bajar los gastos. Si primero se redujesen los gastos innecesarios no habría que subir los impuestos para cubrir los graves agujeros en nuestro sistema. Si se hubiesen adoptado medidas preventivas de contención para evitar los acostumbrados despilfarros de este gobierno socialista, no tendrían que haber llegado a la reducción de sueldos ni al congelado de las pensiones. Recuerden, la cebolla antes del tomate y no al revés.

Algunas Comunidades Autónomas con gobiernos socialistas, han aprobado subidas de impuestos con un marcado sabor  ideológico. No se cansan de repetir que son “para ricos”, cuando en realidad afectarán a la mayoría de contribuyentes de clase media. Aquí también se equivocan en la receta y en el orden, lanzándose a subir impuestos sin reducir antes los gastos. En Andalucía se siguen gastando millones en fomentar el árabe como segunda lengua. En Cataluña en subvencionar el catalán en países lejanos donde también abren embajadas.  Aquí en casa, Diputación y ayuntamiento de Lugo siguen actuando como si la crisis no fuese con ellos y la maquinaria gastadora sigue con las mismas revoluciones, y claro habrá que prepararse para subidas de tasas e impuestos a la vuelta del verano.
Se están utilizando mal los ingredientes y, al contrario de lo indicado en la receta, no se fríen lentamente, al contrario, cada día se aviva más el fuego con nuevos e injustos impuestos.

Malos ingredientes o introducidos en orden inadecuado harán un mal pisto. Los que lo cocinan es posible que puedan elegir entre un amplio menú, pero a la mayoría no nos quedará otra que comérnoslo, aunque huela a quemado.

_______________________________________________________

Pisto

Recordo da miña infancia monfortina un prato que baixo o nome de pisto estaba entre os meus favoritos. Recordábao como unha mestura de diferentes hortalizas e ovo. Hoxe quixen cerciorarme do significado correcto da palabra e acudindo ao dicionario lin: “Guiso de pementos, tomates, cebola, calabacín e outros alimentos picados e revoltos, que se friten lentamente”. Tamén ten outras acepcións como “desorde ou mezcolanza”.

Non é a miña intención converter este artigo nunha receita de cociña, aínda que podería resultar máis práctico, pero a verdade é que os últimos acontecementos destes días recordáronme a este popular prato, sobre todo polo de mezcolanza.

Como en toda receita os ingredientes non se precisan na mesma cantidade, nin resulta indiferente a orde en que se van engadindo á cazuela. Por iso e xa na nosa receita social, o pisto desta semana tivo como ingredientes principais á folga, o fracaso do diálogo social para a reforma laboral e os anuncios de novas subidas de impostos para reducir o déficit público.

O segredo para conseguir o punto dunha fritura de verduras é saltear seguindo unha orde: primeiro a cebola, despois as berenjenas, os calabacines e ao final, os tomates. No pisto da política nacional tamén a orde en que se toman e aplican as necesarias medidas é vital para que o resultado sexa digerible.

Así compartirán comigo que non é o mesmo subir os impostos que baixar os gastos. Se primeiro reducísense os gastos innecesarios non habería que subir os impostos para cubrir os graves buracos no noso sistema. Se se adoptaron medidas preventivas de contención para evitar os afeitos despilfarros deste goberno socialista, non terían que chegar á redución de soldos nin ao conxelado das pensións. Recorden, a cebola antes do tomate e non ao revés.

Algunhas Comunidades Autónomas con gobernos socialistas, aprobaron subidas de impostos cun marcado sabor ideolóxico. Non se cansan de repetir que son ?para ricos?, cando en realidade afectarán á maioría de contribuíntes de clase media. Aquí tamén se equivocan na receita e na orde, lanzándose a subir impostos sen reducir antes os gastos. En Andalucía séguense gastando millóns en fomentar o árabe como segunda lingua. En Cataluña en subvencionar o catalán en países afastados onde tamén abren embaixadas. Aquí en casa, Deputación e concello de Lugo seguen actuando coma se a crise non fose con eles e a maquinaria gastadora segue coas mesmas revolucións, e claro haberá que prepararse para subidas de taxas e impostos á volta do verán.

Estanse utilizando mal os ingredientes e, ao contrario do indicado na receita, non se friten lentamente, ao contrario, cada día avívase máis o lume con novos e inxustos impostos.

Malos ingredientes ou introducidos en orde inadecuada farán un mal pisto. Os que o cociñan é posible que poidan elixir entre un amplo menú, pero á maioría non nos quedará outra que comérnolo, aínda que cheire a queimado.

miércoles, 2 de junio de 2010

No nos falles

Si tuviera que resumir en dos palabras las múltiples sensaciones que experimenté durante el último pleno del Congreso celebrado el pasado jueves día 27, y que ciertamente fueron muchas y preocupantes, sería con “preocupación” y “cobardía”.

Durante los últimos 6 años he presenciado en el hemiciclo del Congreso a un Zapatero siempre en actitud despectiva hacia sus rivales, especialmente hacia las filas del PP. El pasado jueves se sometía a convalidación el Decretazo que aprobaba el Consejo de Ministros y por el cual se produce el mayor recorte de derechos sociales de la historia democrática en España. Un tema de la máxima transcendencia en nuestras vidas y en nuestros bolsillos.

A pesar de que durante la sesión todos los Grupos, insisto TODOS, dedicaron palabras muy duras a la gestión del gobierno socialista y de manera especial hacia las medidas que se sometían a debate, como la rebaja de sueldos o la congelación de las pensiones, a pesar, como digo, de todos los “piropos” que le dedicaron al presidente Zapatero, éste optó por no intervenir ni una sola vez, por no contestar a ningún portavoz del resto de grupos de la Cámara y salir disparado en cuanto terminó la votación. Esto además de inusual e infrecuente en la vida parlamentaria solamente se puede calificar de una manera: cobardía.

Claro que no es algo sin importancia, ya que los modos de gestionar tienen mucho que ver con las formas y maneras de ser de quienes nos gobiernan, personas que durante estos últimos años han mirado más al pasado que hacia el futuro de nuestras próximas generaciones y de los jóvenes actualmente en paro, personas que se han encargado de resucitar y de abrir viejas heridas que entre todos ayudamos a cicatrizar durante una transición ejemplar, personas que han priorizado el gasto y reparto clientelar de dinero público por encima de una gestión austera como las circunstancias exigían. Estas personas del gobierno con el presidente a su cabeza son los únicos responsables de los malos días que nos toca vivir y que por ahora no parecen tener cercano su final.

Somos muchos los que ahora recordamos aquella frase tan repetida durante los últimos días de la campaña del 2004, cuando Rubalcaba, Blanco y Zapatero entre otros, no se cansaban de repetirnos que “queremos un gobierno que no nos mienta”.

Me pregunto qué opinará hoy aquel joven que la noche electoral del 2004 le dijo a Zapatero “no nos falles”. Me pregunto cuántos engaños y decepciones tendrán que seguir produciéndose para que muchos de los que entonces les dieron un voto de confianza ahora reclamen daños y perjuicios. Para que no vuelvan a prestarles su voto. Hay que pensar que más valen personas serias y responsables con acreditada gestión, que aquellos productos de campañas electorales que con mucho talante prometieron hace dos años el pleno empleo y nos han situado a la cabeza de toda Europa en destrucción de empleo.

_______________________________________________________________

Non nos falles

Se tivese que resumir en dúas palabras as múltiples sensacións que experimentei durante o último pleno do Congreso celebrado o pasado xoves día 27, e que certamente foron moitas e preocupantes, sería con "preocupación" e "covardía".

Durante os últimos 6 anos presenciei no hemiciclo do Congreso a un Zapatero sempre en actitude despectiva cara aos seus rivais, especialmente cara ás filas do PP. O pasado xoves sometíase a convalidación o Decretazo que aprobaba o Consello de Ministros e polo cal prodúcese o maior recorte de dereitos sociais da historia democrática en España. Un tema da máxima transcendencia nas nosas vidas e nos nosos petos.

A pesar de que durante a sesión todos os Grupos, insisto TODOS, dedicaron palabras moi duras á xestión do goberno socialista e de xeito especial cara ás medidas que se sometían a debate, como a rebaixa de soldos ou a conxelación das pensións, a pesar, como digo, de todos os "piropos" que lle dedicaron ao presidente Zapatero, este optou por non intervir nin unha soa vez, por non contestar a ningún portavoz do resto de grupos da Cámara e saír disparado en canto terminou a votación. Isto ademais de inusual e infrecuente na vida parlamentaria soamente pódese cualificar dun xeito: covardía.

Claro que non é algo sen importancia, xa que os modos de xestionar teñen moito que ver coas formas e xeitos de ser de quen nos gobernan, persoas que durante estes últimos anos miraron máis ao pasado que cara ao futuro das nosas próximas xeracións e dos mozos actualmente en paro, persoas que se encargaron de resucitar e de abrir vellas feridas que entre todos axudamos a cicatrizar durante unha transición exemplar, persoas que priorizaron o gasto e reparto clientelar de diñeiro público por encima dunha xestión austera como as circunstancias esixían. Estas persoas do goberno co presidente á súa cabeza son os únicos responsables dos malos días que nos toca vivir e que por agora non parecen ter próximo o seu final.

Somos moitos os que agora recordamos aquela frase tan repetida durante os últimos días da campaña do 2004, cando Rubalcaba, Branco e Zapatero entre outros, non se cansaban de repetirnos que "queremos un goberno que non nos minta.

Pregúntome que opinará hoxe aquel mozo que a noite electoral do 2004 díxolle a Zapatero "non nos falles". Pregúntome cantos enganos e decepcións terán que seguir producíndose para que moitos dos que entón lles deron un voto de confianza agora reclamen danos e prexuízos. Para que non volvan prestarlles o seu voto. Hai que pensar que máis valen persoas serias e responsables con acreditada xestión, que aqueles produtos de campañas electorais que con moito talante prometeron fai dous anos o pleno emprego e situáronnos á cabeza de toda Europa en destrución de emprego.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Del cuento de hadas a la cruda realidad

Corría el mes de septiembre de 2008, hace dieciocho meses, cuando nuestro Presidente de Gobierno Zapatero decía en público que se sentía muy orgulloso de los anuncios que hacía a cuantos le escuchaba en Rodiezmo (León): “para mí los compromisos son decisiones y van al BOE. Hoy os digo porque éste es un país fuerte, que vamos a subir las pensiones mínimas por encima del 6% y llegaremos al objetivo de subirlas al 25% hasta el final de la legislatura en 2012. Seguiremos subiendo las pensiones porque la economía y la Seguridad Social lo permiten en España gracias a la buena gestión que esta haciendo este gobierno….” (Leído en ABC ).
Estas afirmaciones fueron en un mitin, pero lo malo es que se repetían todos los veranos, aunque probablemente no podrá volver a pronunciarlas sin riesgo de ser como mínimo abucheado. Recordemos algunas de sus soflamas celebres, también recordadas estos días por ABC: “No llevaré adelante la receta de Rajoy de un drástico recorte del gasto público porque esos planes siempre chocan contra los mas débiles”(septiembre 2008); “Los que proponen recortes de salarios y de derechos que no llamen a la puerta del gobierno”(dic. 2008); “El camino para transitar la crisis es un camino social o no será”(abril-2009); “El cheque bebé de 2.500€ por recién nacido no se tocará”(agosto 2009); y más recientemente en febrero de este año dio instrucciones a su Vicepresidenta Salgado para prometer que “se va a respetar el acuerdo con los sindicatos y no se tocará nada que se refiera a las retribuciones de los funcionarios”.
No merece la pena seguir enumerando todos los anuncios solemnes, que ahora hace una semana se han venido abajo no por el paso del tiempo o por la ley de la gravedad, sino por la decisión de Zapatero que pude escuchar en sede parlamentaria y que dejó atónitos incluso a los de sus propias filas.
Del cambio de 180º sólo es responsable el propio Zapatero, aunque lo pagaremos todos, y no conviene olvidar ni perder de vista para inmediatas nuevas medidas que de no ser por la presión internacional (Sarkozy, Merkel, Obama entre otros) nuestro presidente seguiría insistiendo en que ya estábamos saliendo de la crisis.
Pasamos de la “salida social a la crisis” a bajar el sueldo a los funcionarios, congelar las pensiones, recortar el derecho a la retroactividad de las prestaciones de dependencia, eliminar el cheque-bebé que era intocable, tocar las ayudas al desarrollo después de prometer en Davos a Bill Gates que nunca tocaría esa partida...
No tengo ninguna duda al compartir la afirmación de Rajoy en ese mismo día en el Congreso cuando dijo que Zapatero había anunciado “el mayor recorte de derechos sociales de la democracia, por lo que pasará a la historia”.
Se acabó el cuento de hadas que Zapatero nos contaba todos los días, y ahora como él mismo pronunció en el Congreso hace 7 días, no nos queda más remedio que aceptar “la cruda realidad”.

______________________________________

Do conto de fadas á crúa realidade

Corría o mes de setembro de 2008, fai dezaoito meses, cando o noso Presidente de Goberno Zapatero dicía en público que se sentía moi orgulloso dos anuncios que facía a cantos lle escoitaba en Rodiezmo (León): "para min os compromisos son decisións e van ao BOE. Hoxe dígovos porque este é un país forte, que imos subir as pensións mínimas por encima do 6% e chegaremos ao obxectivo de subilas ao 25% ata o final da lexislatura en 2012. Seguiremos subindo as pensións porque a economía e a Seguridade Social permíteno en España grazas á boa xestión que esta facendo este goberno"." (Lido en ABC ).
Estas afirmacións foron nun mitin, pero o malo é que se repetían todos os veráns, aínda que probablemente non poderá volver pronuncialas sen risco de ser como mínimo apupado. Recordemos algunhas dos seus soflamas celebres, tamén recordadas estes días por ABC: "Non levarei adiante a receita de Rajoy dun drástico recorte do gasto público porque eses plans sempre chocan contra os mais débiles"(setembro 2008); "Os que propón recortes de salarios e de dereitos que non chamen á porta do goberno"(dic. 2008); "O camiño para transitar a crise é un camiño social ou non será"(abril-2009); "O cheque bebé de 2.500" por recentemente nacido non se tocará"(agosto 2009); e máis recentemente en febreiro deste ano deu instrucións á súa Vicepresidenta Salgado para prometer que "vaise a respectar o acordo cos sindicatos e non se tocará nada que se refira ás retribucións dos funcionarios".
Non merece a pena seguir enumerando todos os anuncios solemnes, que agora fai unha semana viñéronse abaixo non polo paso do tempo ou pola lei da gravidade, senón pola decisión de Zapatero que puiden escoitar en sede parlamentaria e que deixou atónitos ata aos das súas propias filas.
Do cambio de 180º só é responsable o propio Zapatero, aínda que o pagaremos todos, e non convén esquecer nin perder de vista para inmediatas novas medidas que de non ser pola presión internacional (Sarkozy, Merkel, Obama entre outros) o noso presidente seguiría insistindo en que xa estabamos saíndo da crise.
Pasamos da "saída social á crise" a baixar o soldo aos funcionarios, conxelar as pensións, recortar o dereito á retroactividad das prestacións de dependencia, eliminar o cheque-bebé que era intocable, tocar as axudas ao desenvolvemento logo de prometer en Davos a Bill Gates que nunca tocaría esa partida...
Non teño ningunha dúbida ao compartir a afirmación de Rajoy nese mesmo día no Congreso cando dixo que Zapatero anunciara "o maior recorte de dereitos sociais da democracia, polo que pasará á historia".
Acabouse o conto de fadas que Zapatero nos contaba todos os días, e agora como el mesmo pronunciou no Congreso fai 7 días, non nos queda máis remedio que aceptar "a crúa realidade".

miércoles, 5 de mayo de 2010

Sesiones de maquillaje

Alguien, en casa, se está preparando para salir de boda, y se aplica los últimos retoques de maquillaje. Siempre ayudan a destacar la belleza natural.
Sin embargo, en el periódico que tengo entre mis manos leo noticias relacionadas con los sucesivos intentos por parte del gobierno de maquillar las cifras que la última Encuesta de Población Activa (EPA) tiene sobre el paro real en España para evitar que salga, como finalmente se publicó, un 20,05 %. El gobierno, desde que conoció este porcentaje presionó en el INE (Instituto Nacional de Estadística) para retocar los datos escapando del efecto psicológico del 20%.
No contentos con esta estrategia, que no era otra cosa que un nuevo engaño, los medios escritos publican otro intento de maquillaje, esta vez con los datos del nivel de recaudación en el primer trimestre por parte del Estado. Como quiera que tampoco lo conseguían acababan cesando al Director General de la Agencia Tributaria.
Y una tercera ducha de agua fría se daba el Gobierno, y con él la sociedad española, al conocer que la Agencia de calificación Standard & Poor´s recortaba a España su calificación sobre la deuda, la valoración sobre nuestro endeudamiento, pasando de un sobresaliente a un notable. Esto implica que pagaremos mucho más por nuestro endeudamiento exterior que por todo lo que se recaude con la inmediata subida del IVA a todos los españoles.
¿Recuerdan cuando nos decían desde el gobierno socialista que jamás se alcanzaría el 20% de parados? Después apuntaron que el presupuesto para este año sería austero y nos volvieron a mentir porque los gastos corrientes aumentaron más del triple que la inflación. Hace unos días presentaron un plan de austeridad que solo reduce 16 millones y 32 altos cargos sin eliminar ningún Ministerio, como por ejemplo el de Igualdad. En definitiva, si todavía tenían para algunos algo de credibilidad, a partir de ahora la han perdido definitivamente.
La belleza puede potenciarla un buen peinado o unos retoques de maquillaje, pero a la mentira y a la incompetencia no se las puede disfrazar una y otra vez sin que se acabe cayendo la careta construida artificialmente dejando al descubierto la verdadera cara de la dura realidad: un 10% de las familias españolas con todos sus miembros en paro. Son muchas las cifras desgarradoras; sólo una más: de los 4,6 millones de desempleados, casi dos millones (1,6) llevan más de un año buscando trabajo y no lo encuentran.
“Aunque la mona se vista de seda mona se queda”, dice el refrán, y añado que aunque se maquillen con falsos datos y palabras huecas todas las carencias y errores de los malos gobiernos, tarde o temprano, tendrán que quitarse la máscara y pedir perdón.
Mientras muchos vecinos lo pasan cada día peor no se puede mirar para otro lado y seguir insistiendo en que ya estamos saliendo de la crisis. Los datos, la realidad, no se pueden esconder ni bajo toneladas de maquillaje.

_______________________________________________

Sesións de maquillaxe

Alguén, en casa, estase preparando para saír de voda, e aplícase os últimos retoques de maquillaxe. Sempre axudan a destacar a beleza natural.
Con todo, no xornal que teño entre as miñas mans leo noticias relacionadas cos sucesivos intentos por parte do goberno de maquillar as cifras que a última Enquisa de Poboación Activa (EPA) ten sobre o paro real en España para evitar que salga, como finalmente se publicou, un 20,05 %. O goberno, desde que coñeceu esta porcentaxe presionou no INE (Instituto Nacional de Estatística) para retocar os datos escapando do efecto psicolóxico do 20%.
Non contentos con esta estratexia, que non era outra cousa que un novo engano, os medios escritos publican outro intento de maquillaxe, esta vez cos datos do nivel de recadación no primeiro trimestre por parte do Estado. Como queira que tampouco o conseguían acababan cesando ao Director Xeral da Axencia Tributaria.
E unha terceira ducha de auga fría dábase o Goberno, e con el a sociedade española, ao coñecer que a Axencia de cualificación Standard & Poor´s recortaba a España a súa cualificación sobre a débeda, a valoración sobre o noso endebedamento, pasando dun sobresaliente a un notable. Isto implica que pagaremos moito máis polo noso endebedamento exterior que por todo o que se recade coa inmediata subida do IVE a todos os españois.
Recordan cando nos dicían desde o goberno socialista que xamais se alcanzaría o 20% de parados? Despois apuntaron que o orzamento para este ano sería austero e volvéronnos a mentir porque os gastos correntes aumentaron máis do triplo que a inflación. Fai uns días presentaron un plan de austeridade que só reduce 16 millóns e 32 altos cargos sen eliminar ningún Ministerio, por exemplo o de Igualdade. En definitiva, se aínda tiñan para algúns algo de credibilidade, a partir de agora perdérona definitivamente.
A beleza pode potenciala un bo peiteado ou uns retoques de maquillaxe, pero á mentira e á incompetencia non llas pode disfrazar unha e outra vez sen que se acabe caendo a careta construída artificialmente deixando ao descuberto a verdadeira cara da dura realidade: un 10% das familias españolas con todos os seus membros en paro. Son moitas as cifras desgarradoras; só unha máis: dos 4,6 millóns de desempregados, case dous millóns (1,6) levan máis dun ano buscando traballo e non o atopan.
“Aínda que a mona vístase de seda mona queda”, di o refrán, e engado que aínda que se maquillen con falsos datos e palabras ocas todas as carencias e erros dos malos gobernos, tarde ou cedo, terán que quitarse a máscara e pedir perdón.
Mentres moitos veciños pásano cada día peor non se pode mirar para outro lado e seguir insistindo en que xa estamos saíndo da crise. Os datos, a realidade, non se poden esconder nin baixo toneladas de maquillaxe.
Se ha producido un error en este gadget.