miércoles, 23 de marzo de 2011

Sol naciente

Nadie puede ser indiferente ante lo que sucede en Japón: el contraste de la triple tragedia con la esperanzadora imagen de todo un pueblo que se comporta con entereza, disciplina y dignidad, dando respuesta colectiva a tanta desgracia junta. Que el país del sol naciente vuelva pronto a la normalidad y cure sus heridas es el deseo del mundo entero.

Mientras tanto, y en clave local, muy diferente era otro sol naciente que este domingo vi en A Fonsagrada. En un acto de Partido se reunieron los 67 candidatos populares de esta provincia a las próximas elecciones municipales. En el ambiente el sol que anuncia resultados positivos, las encuestas favorables, la ilusión en sacar adelante cada uno de los municipios; y los nubarrones del panorama generado bajo el gobierno de Zapatero, con el paro creciente y la crisis económica de la que España no acaba de ver el final.

Las encuestas recogen la caída libre de un PSOE desnortado, enzarzado en luchas internas, paralizado por el debate sobre la sucesión de su presidente. Por ello siguen las maniobras de distracción. Tras los 110 por hora, ahora toca el supuesto deshojado de la margarita sobre la continuidad de Zapatero. Personalmente, y lo digo a riesgo de equivocarme públicamente, pienso que Zapatero quiere volver a presentarse. Aunque en su partido no parecen de acuerdo, por desgracia para todos tampoco se atreven a hacer lo que deben, que es sacarlo de la Moncloa cuanto antes y convocar elecciones generales para que el pueblo opine.

Pero si  creían haberlo  visto todo en el panorama político nacional, habrán comprobado en las ultimas horas que todavía no se agota la capacidad de sorprenderse, y así el NO a la guerra contra Saddam del 2004 se está convirtiendo en el SI a la guerra contra Gadafi en el 2011. Dice José Blanco que España no va a una guerra sino a poner fin a la misma. ¿Me lo explican? Por cierto que en el Pleno de ayer en el Congreso para decidir la intervención militar española, Blanco estuvo ausente porque prefirió inaugurar la Avenida de Madrid en Lugo. Muy coherente el Sr. Ministro.

Los ciudadanos quieren un sol naciente, como el que vi en A Fonsagrada; un sol de esperanza e ilusión, que disuelva la pesadilla de la mala gestión de algunos gobiernos bipartitos o del PSOE y BNG, con gestiones nefastas que están saliendo muy caros a sus vecinos. La luz de ese sol se refleja en el  modelo de gestión austero y transparente, como el que lidera con eficacia y credibilidad Núñez Feijoo. Sé que los vecinos de todos los ayuntamientos de Lugo quieren gente seria y responsable gestionando sus impuestos, y que confiarán en el modelo Popular.

En nuestra mano está lograr poner a cada cual en su sitio. Ojalá se nos contagie algo, un poco, del magnifico ejemplo que el pueblo nipón da al mundo entero. Que para vencer las dificultades sepamos dar una respuesta colectiva, la de todo un pueblo. Ahora es un buen momento, y las urnas un buen lugar.

Sol nacente


Ninguén pode ser indiferente ante o que sucede en Xapón: o contraste da tripla traxedia coa esperanzadora imaxe de todo un pobo que se comporta con enteireza, disciplina e dignidade, dando resposta colectiva a tanta desgraza xunta. Que o país do sol nacente volva pronto á normalidade e cure as súas feridas é o desexo do mundo enteiro.

Mentres tanto, e en clave local, moi diferente era outro sol nacente que este domingo vin na Fonsagrada. Nun acto de Partido reuníronse os 67 candidatos populares desta provincia ás próximas eleccións municipais. No ambiente o sol que anuncia resultados positivos, as enquisas favorables, a ilusión en sacar adiante cada un dos municipios; e os nuboeiros do panorama xerado baixo o goberno de Zapatero, co paro crecente e a crise económica da que España non acaba de ver o final.

As enquisas recollen a caída libre dun PSOE desnortado, encerellado en loitas internas, paralizado polo debate sobre a sucesión do seu presidente. Por iso seguen as manobras de distracción. Tras os 110 por hora, agora toca o suposto esfollado da margarida sobre a continuidade de Zapatero. Persoalmente, e dígoo a risco de equivocarme publicamente, penso que Zapatero quere volver presentarse. Aínda que no seu partido non parecen de acordo, por desgraza para todos tampouco se atreven a facer o que deben, que é sacalo da Moncloa canto antes e convocar eleccións xerais para que o pobo opine.

Pero se crían habelo visto todo no panorama político nacional, comprobarían en ultímalas horas que aínda non se esgota a capacidade de sorprenderse, e así o NON á guerra contra Saddam do 2004 estase convertendo no SE á guerra contra Gadafi no 2011. Di José Branco que España non vai a unha guerra senón a pór fin á mesma. Explícanmo? Por certo que no Pleno de onte no Congreso para decidir a intervención militar española, Branco estivo ausente porque preferiu inaugurar a Avenida de Madrid en Lugo. Moi coherente o Sr. Ministro.

Os cidadáns queren un sol nacente, como o que vin na Fonsagrada; un sol de esperanza e ilusión, que disolva o pesadelo da mala xestión dalgúns gobernos bipartitos ou do PSOE e BNG, con xestións nefastas que están saíndo moi caros aos seus veciños. A luz dese sol reflíctese no modelo de xestión austero e transparente, como o que lidera con eficacia e credibilidade Núñez Feijoo. Sei que os veciños de todos os concellos de Lugo queren xente seria e responsable xestionando os seus impostos, e que confiarán no modelo Popular.

Na nosa man está lograr pór a cada cal no seu sitio. Oxalá se nos contaxie algo, un pouco, do magnifico exemplo que o pobo nipón dá ao mundo enteiro. Que para vencer as dificultades saibamos dar unha resposta colectiva, a de todo un pobo. Agora é un bo momento, e as urnas un bo lugar.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Gobiernos de PEGA-TINA

Durante los últimos días se han analizado las nuevas medidas de ahorro energético que nos impone el Gobierno. De manera especial las implicaciones en nuestra vida diaria de reducir la velocidad en nuestros desplazamientos por autovías y autopistas a 110 Km/h.

En cuanto a la eficacia de la medida, en términos de ahorro energético, hemos leído de todo. Desde pruebas realizadas que acreditan un ahorro de 0,10 litros cada 100 Km, es decir 30 céntimos de euro, o los casi 2 euros de ahorro entre Madrid y A Coruña incrementando en una hora el viaje, hasta los que publican que no hay tal ahorro y que se consume menos a 130 que a 110. ¿Y que me dicen del dato referido a que el ahorro total en petróleo que supuestamente se conseguirá equivale a la producción anual de la energía de la central nuclear de Garoña que ordenó cerrar el mismo gobierno que ahora nos obliga a ahorrar?

Pero me quedo con los comentarios referidos a lo que supone en sí mismo el obligarnos a reducir nuestra velocidad con la pretensión de gastar menos y no con la de incrementar la seguridad vial.

En primer lugar déjenme que les recuerde que en España la gasolina y el gasóleo de automoción no tienen subvención alguna para el consumidor, sino al contrario, ya que el Estado grava con importantes impuestos a los carburantes. Si nos pagaran parte del combustible tal vez podrían tener derecho a pedirnos ahorros, pero aquí las cosas son diferentes, y ya somos mayorcitos como para saber dónde ahorrar y lo que podemos gastar en gasolina o en ocio. Por eso no acabo de admitir de buena gana que el Gobierno me obligue a reducir la velocidad de mis desplazamientos con la excusa del ahorro, por considerarlo una intromisión en nuestras libertades que merece calificativos poco democráticos.

Y digo yo ¿si tengo que ahorrarme dos euros no puedo yo decidir en qué? ¿No puedo dejar de tomar un café y llegar una hora antes a Madrid?

No, porque la verdadera razón obedece a la improvisación, a una nueva intromisión en nuestras libertades como ciudadanos y al afán o necesidad imperiosa de incrementar la recaudación por el segurísimo aumento de sanciones de tráfico.

Me ratifico en esto último al comprobar que el margen de flexibilidad en los radares también se reduce de un 10%  a un 5%. Es decir, se quiera admitir o no, la recaudación por sanciones de trafico sufrirá un notable incremento y eso repercutirá en las arcas de la Hacienda Pública. Al fin y al cabo, al estar vacías, es de lo que se trata. Lo que pocos cuentan es la comparación entre lo que se ahorra y lo que nos va a costar a todos pagar con el dinero de nuestros impuestos el cambio de señales, la fabricación y colocación de las pegatinas. Cada una supone un tiempo medio de colocación de 15 minutos por cada señal, multipliquen.

Mientras se debate esta inútil medida ya no se habla de faisanes, ni de Sortus, ni de parados. Mientras se habla del 110, ya pocos se acuerdan de que llevamos años andando marcha atrás.

 

Gobernos de PEGA-TINA

Durante os últimos días analizáronse as novas medidas de aforro enerxético que nos impón o Goberno. De xeito especial as implicacións na nosa vida diaria de reducir a velocidade nos nosos desprazamentos por autovías e autoestradas a 110 Km/h.

En canto á eficacia da medida, en termos de aforro enerxético, lemos de todo. Desde probas realizadas que acreditan un aforro de 0,10 litros cada 100 Km, é dicir 30 céntimos de euro, ou os case 2 euros de aforro entre Madrid e A Coruña incrementando nunha hora a viaxe, ata os que publican que non hai tal aforro e que se consome menos a 130 que a 110. E que me din do dato referido a que o aforro total en petróleo que supostamente se conseguirá equivale á produción anual da enerxía da central nuclear de Garoña que ordenou pechar o mesmo goberno que agora nos obriga a aforrar?

Pero me quedo cos comentarios referidos ao que supón en si mesmo o obrigarnos a reducir a nosa velocidade coa pretensión de gastar menos e non coa de incrementar a seguridade viaria.

En primeiro lugar déixenme que lles recorde que en España a gasolina e o gasóleo de automoción non teñen subvención algunha para o consumidor, senón ao contrario, xa que o Estado grava con importantes impostos aos carburantes. Se nos pagasen parte do combustible talvez poderían ter dereito a pedirnos aforros, pero aquí as cousas son diferentes, e xa somos maiorciños como para saber onde aforrar e o que podemos gastar en gasolina ou en lecer. Por iso non acabo de admitir de boa gana que o Goberno obrígueme a reducir a velocidade dos meus desprazamentos coa escusa do aforro, por consideralo unha intromisión nas nosas liberdades que merece cualificativos pouco democráticos.

E digo eu se teño que aforrarme dous euros non podo eu decidir en que? Non podo deixar de tomar un café e chegar unha hora antes a Madrid?

Non, porque a verdadeira razón obedece á improvisación, a unha nova intromisión nas nosas liberdades como cidadáns e ao afán ou necesidade imperioso de incrementar a recadación polo segurísimo aumento de sancións de tráfico.

Ratifícome nisto último ao comprobar que a marxe de flexibilidade nos radares tamén se reduce dun 10% a un 5%. É dicir, quéirase admitir ou non, a recadación por sancións de trafico sufrirá un notable incremento e iso repercutirá nas arcas da Facenda Pública. Á fin e ao cabo, ao estar baleiras, é do que se trata. O que poucos contan é a comparación entre o que se aforra e o que nos vai a custar a todos pagar co diñeiro dos nosos impostos o cambio de sinais, a fabricación e colocación dos adhesivos. Cada unha supón un tempo medio de colocación de 15 minutos por cada sinal, multipliquen.

Mentres se debate esta inútil medida xa non se fala de faisanes, nin de Sortus, nin de parados. Mentres se fala do 110, xa poucos acórdanse de que levamos anos andando marcha atrás.

jueves, 3 de marzo de 2011

García Díez se reúne con el sector pesquero en Burela para abordar problemas como la falta de cuotas, el precio del gasóleo o la Ley de Pesca Sostenible

  • El diputado popular lucense se entrevistó con representantes de la Asociación, Armadores (ABSA) y de la Cofradía de Pescadores

El diputado lucense Joaquín García Díez, portavoz de Pesca del Grupo Parlamentario Popular (GPP), se ha reunido hoy con representantes de la Asociación Armadores de Burela (ABSA) y de la Cofradía de Pescadores de ese puerto, con el fin de analizar los principales problemas del sector.

En la reunión se han abordado dos asuntos de máximo interés y actualidad, como son la tramitación parlamentaria de la Ley de pesca sostenible y los recortes de TAC y cuotas, particularmente con la bacaladilla y caballa. Precisamente sobre este último asunto, García Díez recordó que el GPP ha presentado una iniciativa parlamentaria en formato de Proposición No de Ley (PNL) que básicamente solicita del Gobierno aspectos como:

   1. Realizar de forma inmediata las gestiones oportunas ante la Comisión Europea y la presidencia de la UE para obtener un incremento de la cuota de bacaladilla para la flota española destinada al consumo humano en fresco.
   2. Diseñar un plan de estabilidad para la flota de arrastre, con especial consideración para el segmento de flota dedicado a la pesca de la bacaladilla, al igual que se hizo con la flota de cerco que se dedicaba a la pesca del bocarte por el cierre de esta pesquería.
   3. Intensificar por el Gobierno, con la colaboración del Instituto Español de Oceanografía y otros centros de investigación que se estimen adecuados, la investigación del stock de la bacaladilla en los caladeros en los que pesca nuestra flota para determinar si este stock en aguas ibéricas es diferente del establecido en el resto de la UE.

En relación a la Ley de Pesca Sostenible presentada por el Gobierno ante el Congreso de los Diputados, que está en fase presentación de enmiendas, Joaquín García les recordó a los representantes del sector que la postura del PP ha sido y será “la de instar al Ejecutivo socialista de Zapatero a alcanzar los máximos consensos con las organizaciones pesqueras, las Cofradías de Pescadores y las Comunidades Autónomas, para que después sean los grupos parlamentarios los que presentan sus propuestas y no dejar fuera de este proceso al sector, ya que durante el tiempo de elaboración de la ley no fue debatida con ellos”. El diputado popular lucense recordó que esta ley no fue demandada desde el sector.

Junto al problema de la falta de cuotas, García Díez habló ayer con los representantes del sector pesquero lucense sobre los contenidos de la Ley de Pesca Sostenible, asuntos como la creación de una Reserva Nacional de Posibilidades de pesca, el deber de colaboración, la paralización definitiva de buques pesqueros, la primera venta de productos pesqueros, la creación de un Registro Especial para la flota atunera y palangrera de superficie en aguas internacionales, o el capítulo de sanciones.

Como no podía ser de otra manera, en el encuentro, que forma parte de las constantes tomas de contacto del GPP con la realidad del sector pesquero, se habló sobre la preocupación de los armadores, que vuelve a pesar como espada de Damocles, debido a los elevados precios del gasóleo, que sumados al recorte en las capturas y a los bajos precios en primera venta hacen que muchos pescadores y marineros vean peligrar seriamente su actividad.

García Diez valoró muy positivamente estos encuentros con el sector, ya que sirven para poder trasladarles las iniciativas del GPP y recoger las principales preocupaciones en el sector pesquero de la costa lucense, y en especial en uno de los puertos más importantes.

Se ha producido un error en este gadget.