miércoles, 28 de diciembre de 2011

Contrastes navideños

Se acaba de producir la apertura solemne de la X Legislatura presidida por SSMM los Reyes de España. El importante evento coincide en el tiempo con fechas muy navideñas y por tanto con el momento de arrancar las ultimas hojas del calendario de este año para dar paso al 2012.

Sin duda son instantes de fuertes contrastes dentro de la normalidad democrática, pero días de enorme actividad a pesar de estar en Navidad.

Personalmente creo que España necesitaba esta actividad. Había ganas de que alguien por fin se pusiera al timón y comenzara a tomar medidas, ganas de sentir que hay un Gobierno. A pesar de las fechas se nombraron Ministros y se les puso tarea de inmediato, se celebró un primer consejo de ministros y en dos días se celebrará el segundo, con contenidos importantes como la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado, la actualización del poder adquisitivo de las pensiones a partir del 1 de enero próximo, y un importante paquete de medidas económicas con un calendario de aplicación.

Ya están anunciados los plazos para cumplir con las principales promesas electorales del Partido Popular. Así, el gobierno presentará los Presupuestos Generales del Estado para 2012, antes del 31 de marzo. Durante el próximo mes de enero presentará la Ley de Estabilidad Presupuestaria que permitirá desarrollar la reforma constitucional y en la que se establecerán los criterios para reducir de manera progresiva el nivel de nuestra deuda hasta el año 2020,  fijar en un 0,4% el déficit estructural global máximo del conjunto de las distintas Administraciones Públicas a partir del 2020, o regular la distribución de los límites de déficit y de deuda entre las distintas Administraciones Públicas, así como la responsabilidad de cada una de ellas en caso de incumplimiento de estos nuevos objetivos. Sirvan sólo de muestra y ejemplo del trabajo y de los compromisos que ya empiezan a cumplirse. Aunque estemos en Navidad.

El turrón, la lotería y el cava se mezclan con los nombramientos, las tomas de posesión, los Decretos, el BOE o los discursos institucionales como el de Don Juan Carlos. Fuertes contrastes entre la emoción del reencuentro en casa con los que están fuera el resto del año y las caras nuevas que poco a poco se irán haciendo un hueco en los telediarios que vemos día tras día. Contrastes entre los momentos íntimos de la Nochebuena y Navidad, y el día a día de cualquier mes del año, de la actividad política que por momentos interesa, y en ocasiones hastía y se aborrece.

Pronto nos tomaremos las 12 uvas y nos abrazaremos y besaremos deseándonos un nuevo año cargado de buenas intenciones, noticias y salud. Y ya con la hoja de enero en el calendario, esas nuevas caras se irán haciendo más familiares y nos irán desgranando las medidas que se tomarán, dolorosas pero espero entendibles.

Contrastes do Nadal


Acábase de producir a apertura solemne da X Lexislatura presidida por SSMM os Reis de España. O importante evento coincide no tempo con datas moi do Nadal e xa que logo co momento de arrincar ultímalas follas do calendario deste ano para dar paso ao 2012.

Sen dúbida son instantes de fortes contrastes dentro da normalidade democrática, pero días de enorme actividade a pesar de estar en Nadal.

Persoalmente creo que España necesitaba esta actividade. Había ganas de que alguén por fin se puxese ao temón e comezase a tomar medidas, ganas de sentir que hai un Goberno. A pesar das datas nomeáronse Ministros e púxoselles tarefa de inmediato, celebrouse un primeiro consello de ministros e en dous días celebrarase o segundo, con contidos importantes como a prórroga dos Orzamentos Xerais do Estado, a actualización do poder adquisitivo das pensións a partir do 1 de xaneiro próximo, e un importante paquete de medidas económicas cun calendario de aplicación.

Xa están anunciados os prazos para cumprir coas principais promesas electorais do Partido Popular. Así, o goberno presentará os Orzamentos Xerais do Estado para 2012, antes do 31 de marzo. Durante o próximo mes de xaneiro presentará a Lei de Estabilidade Orzamentaria que permitirá desenvolver a reforma constitucional e na que se establecerán os criterios para reducir de xeito progresivo o nivel da nosa débeda ata o ano 2020, fixar nun 0,4% o déficit estrutural global máximo do conxunto das distintas Administracións Públicas a partir do 2020, ou regular a distribución dos límites de déficit e de débeda entre as distintas Administracións Públicas, así como a responsabilidade de cada unha delas en caso de incumprimento destes novos obxectivos. Sirvan só de mostra e exemplo do traballo e dos compromisos que xa empezan a cumprirse. Aínda que esteamos en Nadal.

O turrón, a lotería e o cava mestúranse cos nomeamentos, as tomas de posesión, os Decretos, o BOE ou os discursos institucionais como o de Don Juan Carlos. Fortes contrastes entre a emoción do reencontro en casa cos que están fose o resto do ano e as caras novas que aos poucos se irán facendo un oco nos telexornais que vemos día tras día. Contrastes entre os momentos íntimos da Noiteboa e Nadal, e o día a día de calquera mes do ano, da actividade política que por momentos interesa, e en ocasións hastía e se aborrece.

Pronto nos tomaremos as 12 uvas e abrazarémonos e bicaremos desexándonos un novo ano cargado de boas intencións, noticias e saúde. E xa coa folla de xaneiro no calendario, esas novas caras iranse facendo máis familiares e irannos debullando as medidas que se tomarán, dolorosas pero espero entendibles.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Primeros pasos

En mi último artículo quincenal me referí a las críticas, a mi juicio infundadas, hacia el futuro Presidente del Gobierno por su falta de anuncios y medidas. En aquella ocasión  argumenté que malamente una persona seria y responsable como Rajoy debía anunciar medidas sin conocer al milímetro las cuentas públicas. En otras palabras, ningún buen médico se atreve a diagnosticar y prescribir sin antes conocer todos los síntomas y pruebas realizadas al enfermo.

Estos días ya hemos tenido ocasión de conocer, después de sus entrevistas con líderes europeos y de los acuerdos del último Consejo europeo, algo más de la letra de esa partitura musical que lleva tiempo sonando tan bien.

Este lunes, en la Junta Directiva Nacional del PP he tenido ocasión de escuchar a Rajoy en tono sereno y responsable insistir en sus prioridades y las de su futuro gobierno: crecer y crear empleo, facilitar el crédito, luchar contra el déficit y la deuda pública, y volver a contar en Europa.

Parece obvio, pero no por ello debe olvidarse, y por ello lo repitió este lunes, no gastar lo que no se tiene ni vivir por encima de nuestras posibilidades. Precisamente el incumplimiento de esta sencilla norma de sentido común nos ha llevado hasta donde hoy nos encontramos, al borde del precipicio, sin apoyos en el exterior y con un mínimo margen de maniobra para el nuevo gobierno.

Pero como bien ha dicho Rajoy, la austeridad por sí sola no remedia esta situación ni creará empleo, y de ahí la necesidad de hacer reformas urgentes. La primera, la reforma laboral, y así, transcurrido un breve periodo de tiempo y si los sindicatos y la patronal no alcanzasen acuerdos, tomar las decisiones que el gobierno considere necesarias para contar con un nuevo escenario en materia laboral. Le seguirán otras reformas no menos importantes, como la educativa, la energética…

A continuación la reestructuración del sistema financiero que, entre otras cuestiones, permita que el crédito vuelva a las pequeñas empresas y a las familias.

No faltarán en estos primeros pasos la presentación a la mayor brevedad de las previsiones de crecimiento y del techo de gasto, las reuniones con las Comunidades Autónomas para implicarlas en estas medidas y la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para el 2012 con las consiguientes y necesarias medidas de ajuste.
Me gustaría terminar con palabras que entenderán todos, sin tecnicismos ni expresiones rebuscadas, con las palabras también de Rajoy: trabajar en contacto con la sociedad, explicando las razones de todas las decisiones a tomar desde el Gobierno, y no haciendo nada de lo que tengamos que avergonzarnos.

Comparto su diagnostico. No nos estamos jugando esta Legislatura, nos estamos jugando el futuro de España.

Primeiros pasos


No meu último artigo quincenal referinme ás críticas, ao meu xuízo infundadas, cara ao futuro Presidente do Goberno pola súa falta de anuncios e medidas. Naquela ocasión argumentei que malamente unha persoa seria e responsable como Rajoy debía anunciar medidas sen coñecer ao milímetro as contas públicas. Noutras palabras, ningún bo médico atrévese a diagnosticar e prescribir sen antes coñecer todos os síntomas e probas realizadas ao enfermo.

Estes días xa tivemos ocasión de coñecer, logo das súas entrevistas con líderes europeos e dos acordos do último Consello europeo, algo máis da letra desa partitura musical que leva tempo soando tan ben.

Este luns, na Xunta Directiva Nacional do PP tiven ocasión de escoitar a Rajoy en ton sereno e responsable insistir nas súas prioridades e as do seu futuro goberno: crecer e crear emprego, facilitar o crédito, loitar contra o déficit e a débeda pública, e volver contar en Europa.

Parece obvio, pero non por iso debe esquecerse, e por iso repetiuno este luns, non gastar o que non se ten nin vivir por encima das nosas posibilidades. Precisamente o incumprimento desta sinxela norma de sentido común levounos ata onde hoxe nos atopamos, ao bordo do precipicio, sen apoios no exterior e cunha mínima marxe de manobra para o novo goberno.

Pero como ben dixo Rajoy, a austeridade por si soa non remedia esta situación nin creará emprego, e de aí a necesidade de facer reformas urxentes. A primeira, a reforma laboral, e así, transcorrido un breve período de tempo e se os sindicatos e a patronal non alcanzasen acordos, tomar as decisións que o goberno considere necesarias para contar cun novo escenario en materia laboral. Seguiranlle outras reformas non menos importantes, como a educativa, a enerxética?

A continuación a reestruturación do sistema financeiro que, entre outras cuestións, permita que o crédito volva ás pequenas empresas e ás familias.

Non faltarán nestes primeiros pasos a presentación o máis axiña posible das previsións de crecemento e do teito de gasto, as reunións coas Comunidades Autónomas para implicalas nestas medidas e a presentación dos Orzamentos Xerais do Estado para o 2012 coas consecuentes e necesarias medidas de axuste.

Gustaríame terminar con palabras que entenderán todos, sen tecnicismos nin expresións rebuscadas, coas palabras tamén de Rajoy: traballar en contacto coa sociedade, explicando as razóns de todas as decisións a tomar desde o Goberno, e non facendo nada do que teñamos que avergoñarnos.

Comparto o seu diagnostico. Non nos estamos a xogar esta Lexislatura, estámonos a xogar o futuro de España

Se ha producido un error en este gadget.