jueves, 24 de enero de 2013

Ciclogénesis social

Durante el pasado fin de semana se han combinado dos fenómenos complicados de soportar, uno climatologico denominado ahora ciclogénesis explosiva, y otro político que cada uno ha calificado como ha querido o le ha convenido y al que yo, siendo prudente, no puedo menos que calificarlo de indecencia. 

Los temporales o ciclogénesis vienen cuando se dan circunstancias previsibles, derivadas del cambio climático y de todas las alteraciones que el hombre sigue provocando con sus actuaciones irresponsables sobre el medioambiente. 

La corrupción en cambio obedece a otros patrones y a una casuística muy variada. Cuando la practican personas que están vinculadas a partidos políticos sus consecuencias se ven multiplicadas y su repercusión mediática también. 

Llevamos años escuchando y leyendo en todos los medios de comunicación los diferentes procesos judiciales abiertos con nombres como Campeón, Pokemon, Gürtel, Carioca, Nos..., que esconden tras ellos todo tipo de delitos relacionados con la corrupción y en los que aparecen imputados conocidísimos personajes de la política y otras instituciones hasta llegar al yerno del Rey. 

La sociedad está harta de todo este relatorio de presuntos delincuentes que en mayor o menor medida se han aprovechado de sus puestos para enriquecerse. Por ello, cuando estos días hemos conocido más detalles de uno de estos procesos abiertos, la indignación ha sido la reacción generalizada. No es de extrañar en el presente momento, con una sociedad padeciendo tasas de paro insufribles y ajustes difíciles de adoptar y soportar. 

En este caldo de cultivo es cuando aparecen aquellos que aprovechan cualquier enfado colectivo para echar más gasolina con tal de obtener algún rédito, sin darse cuenta que lo que están haciendo es incrementar el rechazo también hacia ellos mismos. 

Tal grado de indecencia en la vida política sólo admite una respuesta: contundencia. Contundencia en investigar hasta el final y con todas las consecuencias todos los presuntos casos de corrupción. Todos sin excepción. 

Hacerlo con celeridad, sin demoras ni excusas, y con la mayor transparencia. Y todo al tiempo que se siga avanzando con premura en el proceso abierto de reducción y ordenación del conjunto de administraciones publicas, reduciendo ayuntamientos, concejales, asesores, fundaciones, instituciones y entes públicos, regulando las competencias, evitando duplicidades, demostrando en definitiva que esta tarea y compromiso del gobierno es irrenunciable y prioritaria. 

Porque ya no llegan los informes, las comisiones de trabajo o de investigación de propios y ajenos. Es ya tiempo de la contundencia para evitar que siga sangrando la herida por el mismo sitio. La sociedad ya no nos dará más oportunidades y los que durante años hemos trabajado en el servicio público con honradez no soportamos el hedor de los que se han aprovechado del sistema en su propio beneficio. 

Un paso atrás o una justificación de lo injustificable, provocará una ciclogénesis social que podrá predecirse, pero difícilmente podrá controlarse. 


Ciclogénesis social

Durante o pasado fin de semana combináronse dous fenómenos complicados de soportar, un climatologico denominado agora ciclogénesis explosiva, e outro político que cada un cualificou como quixo ou lle conveu e ao que eu, sendo prudente, non podo menos que cualificalo de indecencia. 

Os temporais ou ciclogénesis veñen cando se dan circunstancias previsibles, derivadas do cambio climático e de todas as alteracións que o home segue provocando coas súas actuacións irresponsables sobre o medioambiente. 

A corrupción en cambio obedece a outros patróns e a unha casuística moi variada. Cando a practican persoas que están vinculadas a partidos políticos as súas consecuencias vense multiplicadas e a súa repercusión mediática tamén. 

Levamos anos escoitando e lendo en todos os medios de comunicación os diferentes procesos xudiciais abertos con nomes como Campión, Pokemon, Gürtel, Carioca, Nos..., que esconden tras eles todo tipo de delitos relacionados coa corrupción e nos que aparecen imputados conocidísimos personaxes da política e outras institucións ata chegar ao yerno do Rei. 

A sociedade está farta de todo este relatorio de presuntos delincuentes que en maior ou menor medida aproveitáronse dos seus postos para enriquecerse. Por iso, cando estes días coñecemos máis detalles dun destes procesos abertos, a indignación foi a reacción xeneralizada. Non é de estrañar no presente momento, cunha sociedade padecendo taxas de paro insufribles e axustes difíciles de adoptar e soportar. 

Neste caldo de cultivo é cando aparecen aqueles que aproveitan calquera enfado colectivo para botar máis gasolina con tal de obter algún rédito, sen darse conta que o que están facendo é incrementar o rexeitamento tamén cara a eles mesmos. 

Tal grado de indecencia na vida política só admite unha resposta: contundencia. Contundencia en investigar ata o final e con todas as consecuencias todos os presuntos casos de corrupción. Todos sen excepción. 

Facelo con celeridad, sen demoras nin escusas, e coa maior transparencia. E todo á vez que se siga avanzando con premura no proceso aberto de redución e ordenación do conxunto de administracións publicas, reducindo concellos, concelleiros, asesores, fundaciones, institucións e entes públicos, regulando as competencias, evitando duplicidades, demostrando en definitiva que esta tarefa e compromiso do goberno é irrenunciable e prioritaria. 

Porque xa non chegan os informes, as comisións de traballo ou de investigación de propios e alleos. É xa tempo da contundencia para evitar que siga sangrando a ferida polo mesmo sitio. A sociedade xa non nos dará máis oportunidades e os que durante anos traballamos no servizo público con honradez non soportamos o fedor dos que se aproveitaron do sistema no seu propio beneficio. 

Un paso atrás ou unha xustificación do injustificable, provocará unha ciclogénesis social que poderá predecirse, pero difícilmente poderá controlarse. 

miércoles, 9 de enero de 2013

El Rey y los Reyes Magos

Con motivo del 75 cumpleaños del Rey D. Juan Carlos Televisión Española emitió una entrevista realizada al monarca por el periodista Jesús Hermida. El programa tuvo 2,7 millones de espectadores, un 14,7% de cuota de pantalla, y por tanto líder de audiencia en esa hora de emisión. 

Las opiniones suscitadas tras la emisión de la entrevista no se hicieron esperar mucho tiempo y a tenor de lo publicado hay que concluir que la Casa no salió bien parada 

El menos crítico de los muchos críticos fue el expresidente del Congreso José Bono quien lamentaba que no había servido para conocer a un Rey “que es humano y que no es divino”, al tiempo que añadía que la entrevista no reflejaba “lo valioso” que es el Rey. 

Mientras, y mucho más críticos como cabría esperar, se manifestaban Llamazares hablando de “oportunidad perdida”, Anasagasti reprochándole que criticara “sólo a los separatistas”, la portavoz de ICV calificándola de “tomadura de pelo”, o un diputado catalán de ERC afirmando que “no renunciaremos al proceso soberanista de Cataluña porque lo diga un Jefe de Estado”. 

Entre los resúmenes de los titulares de algunos medios de comunicación también abundaban los calificativos de contenido crítico como: sainete, lección de periodismo prefabricado, entrevista de guante blanco, entrevista light… 

Creo que la entrevista y posterior documental se enmarca en un paso más dentro de lo que se viene denominando “Operación Zarzuela”, es decir, el empeño de la Casa Real en la reconstrucción de la imagen del rey con la colaboración de algunos medios de comunicación para tratar de paliar el daño causado por la imputación a Urdangarin, la cacería de Botsuana, y otros asuntos que han contribuido a socavar buena parte de la popularidad de la que gozaba su imagen, tal y como refleja la pérdida de valoración del Rey en los sondeos. 

Siempre he defendido la institución de la Monarquía en España y los servicios que viene prestando a nuestra sociedad, pero he de reconocer que al igual que a muchos españoles, las desdichas padecidas han socavado parcialmente esa defensa a ultranza. 

Ya he dicho que el Rey es el mejor embajador con el que cuenta España y por ello apruebo esta operación que intenta contribuir a recuperar la parte de su imagen dañada en los últimos meses. 

La noche de Reyes, mientras colocábamos los zapatos para recibir nuestros regalos, llegaba un sms a muchos móviles con este texto “Aviso de Seguridad: Guarden todo lo que tengan de valor en casa esta noche, que los Reyes igual vienen con el yerno”. Una nueva muestra de el humor e ingenio de los españoles que sin duda refleja el Annus horribilis que ha vivido este año la Casa Real y que deseo que con su buen hacer, el acierto de sus asesores y los buenos consejos que seguro le habrán dado los Reyes Magos, este 2013 suponga la recuperación de la buena imagen que nunca debieron perder. Esto también lo necesita España. 

O Rei e os Reis Meigos

Con motivo do 75 aniversario do Rei D. Juan Carlos Televisión Española emitiu unha entrevista realizada ao monarca polo xornalista Jesús Hermida. O programa tivo 2,7 millóns de espectadores, un 14,7% de cota de pantalla, e xa que logo líder de audiencia nesa hora de emisión. 

As opinións suscitadas trala emisión da entrevista non se fixeron esperar moito tempo e a tenor do publicado hai que concluír que a Casa non saíu ben parada 

O menos crítico dos moitos críticos foi o expresidente do Congreso José Bono quen lamentaba que non servira para coñecer a un Rei “que é humano e que non é divino”, á vez que engadía que a entrevista non reflectía “o valioso” que é o Rei. 

Mentres, e moito máis críticos como cabería esperar, manifestábanse Llamazares falando de “oportunidade perdida”, Anasagasti reprochándolle que criticase “só aos separatistas”, a portavoz de ICV cualificándoa de “tomadura de pelo”, ou un deputado catalán de ERC afirmando que “non renunciaremos ao proceso soberanista de Cataluña porque o diga un Xefe de Estado”. 

Entre os resumos dos titulares dalgúns medios de comunicación tamén abundaban os cualificativos de contido crítico como: sainete, lección de xornalismo prefabricado, entrevista de luva branca, entrevista light… 

Creo que a entrevista e posterior documental enmárcase nun paso máis dentro do que se vén denominando “Operación Zarzuela”, é dicir, o empeño da Casa Real na reconstrución da imaxe do rei coa colaboración dalgúns medios de comunicación para tratar de paliar o dano causado pola imputación a Urdangarin, a cacería de Botsuana, e outros asuntos que contribuíron a socavar boa parte da popularidade da que gozaba a súa imaxe, tal e como reflicte a perda de valoración do Rei nos sondeos. 

Sempre defendín a institución da Monarquía en España e os servizos que vén prestando á nosa sociedade, pero hei de recoñecer que do mesmo xeito que a moitos españois, as desdichas padecidas han socavado parcialmente esa defensa sen concesións. 

Xa dixen que o Rei é o mellor embaixador co que conta España e por iso aprobo esta operación que intenta contribuír a recuperar a parte da súa imaxe danada nos últimos meses. 

A noite de Reis, mentres colocabamos os zapatos para recibir os nosos agasallos, chegaba un sms a moitos móbiles con este texto “Aviso de Seguridade: Garden todo o que teñan de valor en casa esta noite, que os Reis igual veñen co xenro”. Unha nova mostra do humor e enxeño dos españois que sen dúbida reflicte o Annus horribilis que viviu este ano a Casa Real e que desexo que co seu bo facer, o acerto dos seus asesores e os bos consellos que seguro lle deron os Reis Meigos, este 2013 supoña a recuperación da boa imaxe que nunca deberon perder. Isto tamén o precisa España.
Se ha producido un error en este gadget.